Una visita a la Cueva del Guácharo

Compartir

Una visita a la Cueva del Guácharo | Caripe, Venezuela


Guácharos (Steatornis caripensis).
Guácharos | Foto tomada de Wikipedia Publicado bajo la licencia CC BY 2.0 vía Wikimedia Commons

La Cueva del Guácharo tiene 10,2 kilómetros de desarrollo, aunque solo se permite el acceso del público hasta una distancia de 1.2 kilómetros (Zona turística) a través de un sendero pavimentado y con la compañía de un guía.

Los nueve kilómetros restantes (Zona no turística) sólo pueden ser visitados por grupos especializados con propósitos científicos o educativos de alto nivel y con la autorización del Instituto Nacional de Parques (Inparques); por consiguiente, no es una cueva que interese mucho a quienes practican la exploración de cavernas como actividad recreativa o deportiva (Espeleísmo).

El motivo para tomar tal medida se debe, en principio, a la necesidad de preservar el hogar de la más grande colonia de guácharos (Steatornis caripensis) del país, además de proteger los delicados y maravillosos espeleotemas de las partes más profundas de la cueva. Así, con el propósito específico de proteger el área que circunda a la Cueva del Guácharo y sus ecosistemas asociados, y en homenaje al eminente científico alemán que la visitó y estudió en 1799, el Ejecutivo Nacional, mediante el Decreto Nº 180 del 15 de julio de 1949, crea el Monumento Natural Alejandro de Humboldt, el primero en ser instaurado en Venezuela.

Posteriormente, y con la finalidad de preservar la continuidad natural de los procesos geológicos y biológicos que se desarrollan en el interior de la cueva, asegurar el equilibrio del régimen hídrico en el área de influencia de la misma y garantizar la presencia de las especies vegetales que dan sustento al guácharo, crea el Parque Nacional El Guácharo en 1975.

GUACHARO 02W
Una visita a la Cueva del Guácharo

El recorrido turístico de la Cueva del Guácharo se inicia en la única entrada conocida de la misma, situada en la pared suroeste del Cerro de la Cueva, a 1065 metros sobre el nivel del mar. Es una boca amplia, de unos 23 metros de alto por 28 de ancho, de la cual surge un riachuelo de aguas cristalinas afluente de la quebrada Cerro Negro.

Desde la entrada se extiende una gran galería conocida con el nombre de Salón de Humboldt o Salón de los Guácharos. De lo alto de esta galería, cuya bóveda está situada a unos cuarenta metros de altura en su parte central, penden enormes y espectaculares estalactitas; mientras que del suelo se alzan estalagmitas de extrañas y peculiares formas que semejan palmeras, animales o figuras religiosas.

El recorrido se hace a través de un sendero especialmente diseñado y construido para ofrecerle el máximo de seguridad y comodidad al visitante, así como para proteger el interior de la caverna. La entrada a la cueva se hace en compañía de un guía autorizado por el Instituto Nacional de Parques (Inparques).

Entrada a la Cueva del Guácharo
Una visita a la Cueva del Guácharo

Poco después de empezar el recorrido por este sendero podrá notar, a ambos lados, la presencia de extensos brotes de plántulas de pálidos tallos, escasa altura y efímera existencia… Es el área de nidificación de los guácharos.

A partir de aquí, el piso de la galería se encuentra cubierto con una alfombra de semillas que han sido regurgitadas por las aves luego de haber digerido la parte carnosa del fruto, las cuales caen al suelo y forman una capa de materia orgánica que sirve de alimento a otras especies animales que habitan en ella.

Este material, conformado también por otros restos de procedencia animal y vegetal, es conocido como guano. Debido a la escasa luz que llega a esta parte de la cueva, las mencionadas plántulas no pueden continuar su normal desarrollo luego de la germinación, y mueren.



Más adelante se llega a una pequeña explanada en donde se exhibe una placa que marca el punto exacto que alcanzó Humboldt en 1799. Al frente verán una gigantesca estalagmita conocida como El Castillo. Muy cerca de este lugar podrán ver una curiosa estalagmita que semeja la clásica imagen de San Antonio.

Poco después finaliza el Salón de Humboldt y se pasa, a través de un corto y estrecho pasadizo, a otro sector de la cueva que les parecerá completamente distinto al anterior… por lo silencioso. Hasta este punto, el bullicio de los guácharos es intenso, ensordecedor; pero una vez cruzado el Paso del Silencio el sonido cesa casi por completo y sólo se escucha el borboteo del riachuelo y el constante gotear desde lo alto de la galería.

La presencia del guácharo dentro de la caverna, y su intolerancia a la luz, es la razón determinante por la cual no se han instalado sistemas de iluminación artificial a lo largo del recorrido turístico a través de la cueva.

El recorrido prosigue hasta llegar al denominado Cuarto de los Pechos, un salón en donde se observa una sorprendente y hermosa muestra de estalactitas que asumen a la perfección la forma de pechos femeninos. Más allá del sector abierto al turismo se extiende un amplio sistema de galerías cuyo acceso está permitido únicamente a grupos especializados con fines de estudio.


Servicios/Facilidades:

La Cueva del Guácharo es, sin duda, una de las mayores atracciones turísticas del Estado Monagas, cada año atrae a miles de visitantes desde todas partes del país. Al frente de la entrada de la caverna, convenientemente separada de la misma, se construyó el Centro de Visitantes, que incluye un pequeño museo, un restaurante y las oficinas de Inparques, así como una amplia plazoleta con escalinatas a modo de gradas desde las cuales el visitante puede sentarse a contemplar el lugar y ver la salida de los guácharos al atardecer, cuando van en busca de alimento.


Normas y Recomendaciones al visitarla:

  • Lleve un calzado cómodo, preferiblemente cerrado y con suela de goma para evitar resbalones. La superficie del sendero casi siempre está húmeda, lodosa y cubierta de desechos orgánicos.
  • Toda persona o grupos de personas que entren en la cueva deben estar acompañados de un guía autorizado por el Instituto Nacional de Parques.
  • Es recomendable visitarla en horas de la mañana, para poder hacer el recorrido completo.
  • Está prohibido tomar fotografías con flash en el interior de la cueva, específicamente en la parte correspondiente al Salón de los Guácharos.
  • No se permite el uso de linternas u otro medio de iluminación artificial, excepto la que porte el guía. Recuerde que los guácharos no toleran la luz.
  • Está prohibido salirse del sendero pavimentado, ya sea por su propia seguridad o para evitar daños en el frágil ecosistema del lugar.
  • En algunos terrenos adyacentes a la cueva se permite acampar, pero está prohibido encender fogatas.

Y por favor, no raye las paredes de la cueva ni trate de llevarse nada como recuerdo. Todas las formaciones minerales (espeleotemas) que allí verá han tardado miles de años para poder formarse. No las destruya.



¿Cómo llegar a la Cueva de Guácharo?

La Cueva del Guácharo está ubicada en la población de Caripe, Estado Monagas. Hay tres vías principales para llegar a ella: Cumaná, por el Muelle de Cariaco en dirección a Caripe; por la vía Cumaná-Cumanacoa-Caripe y desde la ciudad de Maturín con dirección a Caripe.

En Caripe hay buenas opciones para comer y hospedarse. Consulte nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para mayor información.

| Leer más acerca de esta hermosa cueva, y cómo se formó… |


Una visita a la Cueva del Guácharo ›

Texto: Jesús Osilia | Bloguero de Viajes y Creador de Contenidos. Miembro de la Asociación de Blogs Chilenos de Viajes (AChileTB) y de Hispanic Travel Bloggers.

Fotos: Jonathan Vera Caripe y Jesús Osilia


Artículos relacionados a “Una visita a la Cueva del Guácharo”:

Cómo se formó la Cueva del Guácharo
El Chorrerón de Caripe
Parque Nacional El Guácharo
Caripe

Una visita a la Cueva del Guácharo | Monumento Natural Alejandro de Humboldt