Tepuy Roraima

Compartir

TEPUY RORAIMA | Parque Nacional Canaima.


Lugar mágico y misterioso, auténtico portal que nos conduce a las etapas iniciales de la formación de nuestro planeta.

La excursión al Roraima constituye una de las mejores rutas de trekking de Suramérica
La excursión al Roraima constituye una de las mejores rutas de trekking del continente

La excursión al tepuy Roraima constituye, hoy en día, una de las rutas de trekking más fascinantes de Suramérica y el mundo. Muchos son los turistas extranjeros que llegan todos los años a Venezuela con la sola intención de recorrerla y ascender hasta su cima.

El Roraima es una antigua meseta de arenisca bastante erosionada que sobresale unos mil metros por encima de la sabana que la circunda. Su altura máxima es de 2.810 metros sobre el nivel del mar, y es el más visitado y famoso de los tepuyes.

El origen de su nombre no está bien definido. Los primeros exploradores contaron que los locales se referían a ella como la madre de todas las aguas, lo cual se hace palpable para todo el que la visita. Sin embargo, es posible que su nombre original sea Roroima, vocablo que se deriva de dos palabras de la lengua pemón: Roro, que significa verde-azulado; e Ima, que se traduce como grande. En consecuencia, Roroima o Roraima viene a ser el Gran Verde-Azulado, la inmensa mole que se levanta en la distancia y que todos podemos admirar cuando recorremos el sur de la Gran Sabana.

Sobre la cima del tepuy Roraima, en el llamado Punto Triple, convergen las fronteras de tres países: Venezuela, Brasil y Guyana (ésta última dentro de una zona reclamada por Venezuela). Un simple hito marca el lugar exacto, al cual se le puede llegar luego de una larga caminata. Venezuela ocupa alrededor de un 85% de la superficie del tepuy, mientras que Guyana un 10% y Brasil el 5% restante.

Cascadas en el Roraima
Cascadas en el Roraima

Desde la cumbre del tepuy Roraima se desprenden espectaculares saltos de agua, impresionantes en cuanto a su altura, aunque ninguno es permanente; sólo se hacen visibles después de haber llovido. Lo mismo ocurre con el Salto Kukenán, el tercero más alto de Venezuela, que se lanza al vacío desde la cima de otro coloso: el Matawi-tepuy o Kukenán, el vecino más próximo al Roraima, y que desaparece luego de que sus aguas han sido drenadas. Sin embargo, en las bases del Roraima se encuentran las nacientes de algunos grandes ríos que llevan sus aguas hacia países vecinos: como el el Paikwa y el Cotinga, que corren hacia el Brasil; o el Waruma, que drena hacia Guyana. Otros, más pequeños, como el Arabopó y el Kamaiwa, alimentan al Kukenán, un afluente importante del caudaloso Caroní.

Imagen vegetación en la cima del Roraima
Isla de vegetación sobre la cima del Roraima

El tepuy Roraima no sólo es una gran meseta que se levanta sobre una de las formaciones geológicas más antiguas del planeta, es un verdadero mundo perdido en donde el aislamiento, producto de la abrupta forma tabular que caracteriza a los tepuyes, y las condiciones climáticas extremas que lo envuelven, han permitido el desarrollo y preservación de un ecosistema único en el mundo.

Los relatos del insigne botánico y explorador alemán Robert Hermann Schomburgk, inspiraron al escritor inglés Sir Arthur Conan Doyle para escribir, en 1912, su novela The Lost World (el Mundo Perdido), que trata sobre el descubrimiento de un maravilloso mundo prehistórico sobre la cima de una amplia e inaccesible meseta del continente suramericano, llena de dinosaurios y plantas prehistóricas: “Aquí, en éste rincón en donde tres países se tocan”, a decir de Lord Roxton, uno de los personajes principales de la novela.

Sobre la cima, las especies vegetales han quedado expuestas a rigurosas condiciones edáficas y climáticas que las han llevado a evolucionar notablemente para adaptarse al medio y poder sobrevivir; razón del elevado endemismo aquí registrado. 

El humus, por ejemplo, se desarrolla sobre un duro substrato rocoso de escaso contenido mineral y muy bajo en nutrientes, en lugares protegidos que escapan al arrastre de las aguas de escorrentía: grietas, cavidades o en cualquier otro sitio en donde sea posible la acumulación de materia orgánica en descomposición. 

vegetacion-roraima
Bonnetia roraimae en la cima del Roraima

Por su parte, el nivel de radiación solar en días despejados es bastante elevado, las frecuentes e intensas lluvias anegan buena parte de la superficie del tepuy y las aguas se precipitan en cascadas desde lo alto, arrastrando consigo los escasos nutrientes depositados sobre las rocas de la cima; además de ello, fuertes vientos barren continuamente la cumbre del Roraima y la temperatura puede descender hasta los 5ºC. durante la noche.

Tales condiciones han propiciado la aparición de un grupo de plantas altamente especializadas, entre las que destacan las mal llamadas “plantas carnívoras”, verdaderas trampas vegetales que capturan insectos para obtener de ellos los nutrientes que no les son aportados por el suelo.

Una de las más vistosas es la Drosera roraimae, una pequeña planta insectívora endémica del Roraima, de intenso color rojo-púrpura, que crece en los sitios más húmedos. Cuando los insectos se posan sobre ella quedan atrapados por una sustancia pegajosa que secreta la planta.

Sobre la cumbre se pueden apreciar pequeños bosquecitos en donde predominan los helechos arborescentes (Cyatheaceae), de hasta cuatro metros de alto, y un pequeño arbusto de tronco leñoso y copa densa y rojiza, con pequeñas flores rosadas: Bonnetia roraimae, otra especie endémica. Las orquídeas, por su parte, están muy bien representadas sobre ésta y las demás cumbres tepuyanas con poco menos de 900 especies; de las cuales unas treinta sólo se conocen en Roraima.  

La fauna, en la cima del Roraima, es bastante escasa. Únicamente tres clases de mamíferos han sido reportadas para el tepuy; dos de las cuales son roedores. Uno de ellos (Podoximys roraimae) es extremadamente raro, se conocen muy pocos ejemplares. Al parecer, su hábitat se restringe a los escasos bosquecillos de la cima del Roraima en donde predomina uno de los arbustos leñosos que mencionamos anteriormente: la Bonnetia roraimae, una especie que era talada frecuentemente por indígenas y excursionistas para encender fogatas. El otro roedor es un poco más común y algo más grande (Rhipidomys macconnelli), distribuido localmente al sur del río Orinoco. El otro mamífero registrado es el coatí común (Nasua nasua).

Acampando sobre la cima del Roraima
Acampando sobre la cima del Roraima

Entre las aves registradas en el Roraima, podemos mencionar a una diglossa oscura de gran tamaño (Diglossa major), un atrapamoscas de frente negra (Phylloscartes nigrifons), un colibrí endémico de los tepuyes (Campylopterus hyperythrus) y el inquieto Correporsuelo (Zonotrichia capensis).

Por su parte, una pequeña ranita de color negro y vientre naranja (Oreophrynella quelchii), llama mucho la atención. Es una especie endémica de los tepuyes que no puede saltar, pero que se mueve ágilmente entre las rocas. Curiosamente, está más relacionada con algunas especies del continente africano que con las que habitan en el resto de Sudamérica. Hay también una pequeña lagartija (Euspondylus leucosticus) que solo se deja ver cuando hace calor.

Entre los insectos, hay pequeñas arañas y tarántulas, escolopendras y mariposas de color oscuro, casi negro, y una gran libélula también de color negro; lo cual sugiere la presencia de una alta cantidad de melanina en sus cuerpos que los protege de la intensa radiación solar (evitando así la pérdida de agua por evaporación), y además los ayuda a ocultarse entre las oscuras rocas de la cumbre; las cuales, cabe señalar, obtienen su característico color negruzco de las algas azules (Cyanophyceae) que crecen sobre ellas, particularmente de la especie Stigonema panniforme.  

Y por favor, cuando visite el tepuy Roraima no deje desperdicios sobre su cima y no cometa la necedad de rayar las piedras con su nombre. Eso, más que el recuerdo de una visita, es la marca de una persona que no supo apreciar la increíble belleza de este fantástico lugar.

Texto y Fotos: Jesús Osilia


Artículos relacionados:

RECOMENDACIONES PARA VISITAR EL RORAIMA Y EQUIPO NECESARIO  
SENDERISMO EN EL RORAIMA  
CRÓNICA DE VIAJES: CON LA LLUVIA EN EL RORAIMA  
LA GRAN SABANA  
PARQUE NACIONAL CANAIMA

 pared-roraima


Tepuy Roraima
Compartir