Península de Paraguaná

Compartir

Península de Paraguaná | Estado Falcón

Cerca del Médano Blanco, en el extremo norte de la península
Cerca del Médano Blanco, en el extremo norte de la península

Ubicada al norte del estado Falcón y unida a tierra firme por el Istmo de Médanos, la Península de Paraguaná es, sin duda, una de las unidades geomorfológicas que mayor rasgo distintivo le confieren al territorio de Venezuela.

Abarca una superficie aproximada de tres mil cuatrocientos kilómetros cuadrados de tierras planas, siendo su máxima elevación el cerro Santa Ana con 850 metros sobre el nivel del mar.

El clima en la Península de Paraguaná se caracteriza por ser de los más cálidos del país. La temperatura media ronda los 30ºC., aunque es atenuada por la acción constante de los vientos alisios del noreste, y la precipitación media anual es de unos 340 m.m.

La mayor parte de la población de la península se concentra en el extremo sur-occidental de la misma, precisamente en la conurbación Punto Fijo-Punta Cardón-Carirubana-Judibana. Siendo éste uno de los principales centros industriales, económicos y turísticos del estado Falcón y del país, debido a la presencia del Centro de Refinación de Paraguaná, el cual une a las dos mayores refinerías de Venezuela: el Complejo Refinador de Amuay y la Refinería de Punta Cardón. Y además, por ser una zona que ha sido declarada libre de impuestos, lo que ha incentivado en gran medida la construcción de grandes hoteles, tiendas y centros comerciales.

El faro de Adícora
El faro de Adícora

En la costa este de la península se encuentra Adícora, un pueblo de tradicional vocación pesquera cuyos habitantes se han dedicado casi por entero a la prestación de servicios al turista. Adícora fue uno de los principales puertos marítimos que tuvo la península de Paraguaná para el intercambio comercial con las Antillas Holandesas, y hoy es uno de los destinos favoritos para quienes gustan de la práctica de los deportes acuáticos.

Ofrece dos buenas playas al visitante: Playa Sur, en la entrada del pueblo, extensa y protegida por un rompeolas natural; allí están situadas las escuelas de windsurf y kitesurf, y algunas posadas. Playa Norte, de aguas más tranquilas, ofrece servicios básicos los fines de semana (restaurantes, alquiler de toldos, sillas).

El trayecto entre Coro y Adícora consiste de un agradable paseo que se inicia justo entre los médanos del Parque Nacional Médanos de Coro para luego ir avanzando luego en línea recta a través del istmo entre antiguas dunas ya colonizadas por la vegetación. La distancia aproximada entre Coro y Adícora es de unos 65 kilómetros. Tenga especial cuidado al manejar por ésta ruta, por cuanto en el camino constantemente se cruzan muchos animales: chivos, ovejas, vacas, burros…

Hay que tener cuidado con los animales en carretera
Hay que tener cuidado con los animales en carretera

Un poco más allá de Adícora, en Boca de Caño –una laguna de aguas salobres y escasa profundidad que se ubica entre las poblaciones de El Supí y Tiraya–, es posible apreciar una colonia de flamencos caribeños que desde hace mucho tiempo han estado utilizando el área de manera regular para alimentarse.

Al pasar Tiraya verán las salinas de Las Cumaraguas, con sus aguas de un peculiar tono rosado bajo el sol del mediodía; aquí podrán adquirir sal marina en bruto en cualquiera de los quioscos a un lado de la carretera.

Más allá de Las Cumaraguas están Playa Angosta y Puerto Escondido, y finalmente, en el extremo norte de la península, el Cabo San Román; un promontorio coralino que se levanta sobre las aguas del Mar Caribe en el punto más septentrional del territorio continental de Venezuela. El atractivo principal del Cabo San Román, aparte del extraordinario paisaje circundante, es la presencia de un moderno faro al cual se le podía subir hasta un mirador situado a un nivel intermedio. Pero la acción vandálica de algunos irresponsables, aunado a la ausencia de un puesto de vigilancia permanente, obligó al cierre del mismo.

Iglesia en El Cardón
Iglesia en El Cardón

Por lo general, las playas del cabo son rocosas, de fuerte oleaje y carentes de sombra, aunque es posible encontrar algunas pequeñas entradas arenosas en donde podrá disfrutar de un baño de mar.

Una vez en el faro, si miran hacia el oeste, a lo lejos, verán los Médanos Blancos, un pequeño campo de dunas cuyas arenas caen directamente al mar. Para llegar a los Médanos Blancos no existe un camino como tal, sino algunos senderos que parten desde distintos puntos y se cruzan para coincidir más tarde en el mismo lugar. Recomendamos tomar el que baja desde el faro en dirección a la playa, hacia un grupo de casas dispuestas a la orilla del mar. Desde luego, es preferible el uso de vehículos de doble tracción por cuanto tendrá que pasar por terrenos arenosos y lodosos. En algunas partes, además, tendrá que pasar sobre superficies rocosas y coralinas en donde el camino se pierde.

En la península de Paraguaná, la oferta de hoteles, posadas y restaurantes es bastante amplia, desde las opciones más básicas hasta las más refinadas. Le recomendamos consultar nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para mayor información.


Google Maps de la Península de Paraguaná

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *