Nazareno de Achaguas

Compartir

La imagen milagrosa del Nazareno de Achaguas


El Nazareno de Achaguas
El Nazareno de Achaguas

La imagen milagrosa del Nazareno de Achaguas ha sido venerada en esta ciudad desde el año 1835, y está estrechamente vinculada con el general José Antonio Páez y una de las gestas más importantes de la Guerra de Independencia de Venezuela: la célebre Batalla de Carabobo.

El 10 de mayo de 1.821, poco antes de partir con dos mil quinientos hombres a la población de San Carlos para unirse a las fuerzas comandadas por Simón Bolívar y enfrentar al ejército español realista en el campo de Carabobo, el general José Antonio Páez entra a la iglesia de Achaguas para orar y pedir por el triunfo de la causa independentista, prometiendo que le donaría una imagen del Nazareno a la iglesia y pueblo de Achaguas si salía triunfante.

La ciudad de Achaguas fue fundada en 1774 con el nombre de Santa Bárbara de la Isla de los Achaguas por Fray Alonso de Castro, en compañía de tres familias españolas y un grupo de indígenas de la tribu de los Achaguas que ya estaban establecidos en el lugar.

Está ubicada a unos 80 kilómetros al oeste de San Fernando de Apure, y es la capital del Municipio Achaguas. Su altitud es de unos 60 metros sobre el nivel del mar  y posee un clima bastante cálido, con una precipitación promedio de 1.500 mm al año.

Iglesia de Achaguas
Iglesia de Achaguas

Durante la Guerra de Independencia, Santa Bárbara de Achaguas fue uno de los principales centros del poder económico y militar de los patriotas; pues contaba con recursos suficientes (tanto en ganado vacuno como porcino) para alimentar al ejército y dotarlo de caballos.

La imagen del Nazareno fue tallada en madera por el escultor José Rada en el año 1835, por encargo del entonces general en jefe y presidente de Venezuela José Antonio Páez; con lo cual cumplía la promesa que había hecho muchos años atrás.

La figura tiene 1.80 metros de alto y la cruz que sostiene el Nazareno mide 2.70 metros de largo y 1.40 metros el madero menor.

Muchas historias se han tejido en torno a esta imagen, las cuales pueden escucharse siempre a las puertas del templo durante la Semana Santa. Algunas hablan de las ocasiones en que el Nazareno no ha querido salir de la iglesia, poniéndose más grande (tanto, que no cabe por la puerta) o más pesado. Otras, de que no ha querido volver a entrar al templo luego de una procesión, y ha sido necesario “darle otra vuelta” alrededor de la plaza. Son innumerables los testimonios de curaciones milagrosas que se le adjudican, o la solución de difíciles problemas.

Lo cierto es que miles de devotos acuden desde muchos rincones del estado Apure y toda Venezuela para acompañar al Nazareno el miércoles de la Semana Santa, cuando es sacado del templo para recorrer las principales calles de Achaguas, pedirle favores o pagar promesas.

En un pequeño museo, contiguo a la plaza Bolívar, se exhiben muchas ofrendas que dan testimonio de un favor concedido o un milagro. Asimismo, se guardan los trajes que ha usado el Nazareno a lo largo de los años. Estos, han sido donados por creyentes como pago de “promesas”, en señal de gratitud o fervor.


Nazareno de Achaguas

¿Cómo llegar?

Para ir a Achaguas, desde la región central del país, deben tomar la vía de San Fernando de Apure y seguir hacia Biruaca y Achaguas por la vía de Elorza. La distancia desde San Fernando es de unos 80 kilómetros. Desde Barinas, deben tomar la vía de Bruzual con dirección a Mantecal y San Fernando de Apure. Hay pocas opciones para hospedarse en Achaguas, incluso en San Fernando de Apure. Consulte en nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para mayor información.

Texto y Fotos: Jesús Osilia

Compartir

Deja un comentario en: “Nazareno de Achaguas

Los comentarios están cerrados.