Los Médanos de la Soledad

Compartir
Médanos de la Soledad:
Los campos de dunas más grande de Venezuela se encuentran en el Estado Apure
Los campos de dunas más grandes de Venezuela se encuentran al sur del Estado Apure

Muchos conocen o han oído hablar de los médanos de Coro, un gran campo de dunas eólicas que cambian de forma y se desplazan de manera constante debido a la acción de los vientos alisios, y que tienden a cubrir la carretera que conduce a la península de Paraguaná.

Médanos de La Soledad
Médanos de La Soledad

Pero pocos saben que los campos de dunas más grandes de Venezuela no se encuentran en el Estado Falcón, sino al sur del Estado Apure, principalmente dentro del Parque Nacional Santos Luzardo, que algunos insisten en llamar Parque Nacional Cinaruco-Capanaparo por el simple hecho de estar en medio de estos dos grandes ríos de la región llanera que nacen en Colombia y fluyen de manera casi paralela por centenares de kilómetros hasta entregar finalmente sus aguas al Orinoco. (Ver ríos Capanaparo y Cinaruco).

Así, muchos se sorprenden al descubrir a un lado de la carretera que une a San Fernando de Apure con Puerto Páez, poco antes de llegar a La Macanilla (un trayecto que ha sido bautizado como Ruta de Gallegos), una serie de dunas dispersas que se alzan sobre la sabana: son los Médanos de la Soledad.

Los Médanos de la Soledad forman parte de los extensos campos de dunas eólicas que se ubican al sur del Estado Apure, los cuales ciertamente nos hablan de un pasado bastante árido en la región.

Pero al contrario de lo que muchos creen, los Médanos de la Soledad no pertenecen o no están dentro de los límites del Parque Nacional Santos Luzardo, cuyo límite norte es el río Capanaparo; el cual se encuentra al sur de los Médanos de la Soledad, bastante alejado.

Muchas de estas dunas están activas, es decir, cambian y se mueven por la llanura empujadas por los fuertes vientos alisios que soplan constantemente durante la estación seca (noviembre-abril). Otras, más antiguas, ya están consolidadas y han sido cubiertas por la vegetación.

Por lo general, todas tienen forma de medialuna, con la parte convexa hacia donde sopla el viento, y una altura no mayor a los diez metros. La arena es de granos finos, muy suelta y suave al tacto, lo cual es una invitación para que dejemos salir al niño que todos llevamos y lanzarnos a rodar por la pendiente.

Durante la estación lluviosa, las depresiones entre las dunas se llenan de agua formando pequeñas lagunas, las cuales son aprovechadas por muchas personas, tanto visitantes como locales, para disfrutar de un baño durante las horas de más calor.

En temporadas vacacionales y fines de semana se alquilan caballos para pasear por las dunas, pero no hay ventas de comidas o bebidas, y son muy pocas las opciones para hospedarse en los alrededores; únicamente en La Macanilla (a unos 45 minutos en carro) o en Biruaca y San Fernando de Apure (a hora y media de camino aproximadamente).

Visite nuestro Directorio de Hoteles, Posadas y Campamentos para mayor información.

Durante la estación lluviosa las depresiones entre las dunas se llenan de agua formando pequeñas lagunas
Durante la estación lluviosa las depresiones entre las dunas se llenan de agua formando pequeñas lagunas

¿Qué llevar?

Es un sitio bastante caluroso durante el día, por lo cual recomendamos llevar ropa fresca y cómoda. No olviden llevar protector solar y para los insectos, lentes oscuros, gorra o sombrero, y su traje de baño.

¿Cómo llegar?

Para ir a los Médanos de la Soledad y al río Capanaparo la opción más fácil y directa es tomar la carretera San Fernando de Apure-San Juan de Payara-La Macanilla. El trayecto es de dos horas por carretera asfaltada hasta llegar a La Macanilla.

Texto: Jesús Osilia | Fotos: Ana Victoria Sánchez y Jesús Osilia

Compartir

Deja un comentario en: “Los Médanos de la Soledad

  • 26 febrero, 2017 en 9:30 am
    Permalink

    ciertamente los medanos d la soledad no estan dentro de los lindros del pn santos luzardo: una pregunta importante cuanto medien los medanos de la soledad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *