La Ruta de Gallegos

Compartir

La Ruta de Gallegos | Llanos de Apure, Venezuela




La Ruta de Gallegos 

/ por Jesús Osilia | Bloguero de viajes y promotor turístico.


“Tierra abierta y tendida, buena para el esfuerzo y para la hazaña, toda horizontes, como la esperanza, toda caminos, como la voluntad”.


Puente sobre el río Capanaparo. Al fondo, el poblado de La Macanilla
Puente sobre el río Capanaparo. Al fondo, el poblado de La Macanilla

Tal vez sea ésta la frase más conocida de la célebre novela de Rómulo Gallegos, Doña Bárbara (publicada en 1929), y a mi juicio la que mejor describe, de manera concisa, toda la inmensidad de los Llanos venezolanos, su palpable energía y fuerza subyacente.

Tierra vasta y hermosa, llena de contrastes, que nos muestra distintos rostros según la época del año en el que la visitemos; ya sea con la vista infinita de la llanura inundada en la temporada de lluvias, o con la extensa sabana cubierta de pajonales durante la sequía.

Es la tierra de donde surge la estampa característica del llanero venezolano, la del hombre recio que pasa buena parte del día cabalgando, cruzando ríos, arriando ganado y cantando coplas para serenarlo.

Es la tierra que vio y recorrió don Rómulo Gallegos, y que lo inspiró a escribir no solo Doña Bárbara, sino también Cantaclaro (1934). En ambas novelas, de un marcado realismo descriptivo, incluso en el lenguaje usado, Gallegos logra plasmar la idiosincracia del llanero venezolano.

La Ruta de Gallegos, así nombrada en homenaje a este notable escritor y político venezolano –elegido Presidente de Venezuela en 1948–, inicia en la capital del Estado Apure, San Fernando de Apure. Aunque, desde un punto de vista técnico y de acuerdo a la nomenclatura usada en la red vial venezolana, esta ruta viene a ser un segmento de la carretera nacional Troncal 2, que une a los Estados Aragua, Guárico, Apure y Amazonas.

Ya el puente que cruza el caudaloso río del cual esta ciudad toma su apelativo, el Apure, lleva el nombre de uno de los personajes secundarios de la novela: María Nieves. Pero María Nieves no era un simple personaje de ficción. Gallegos se inspiró en la vida de un conocido cabestrero y domador de potros apureño para crearlo. Su nombre verdadero era Ángel María Nieves, y tenía la responsabilidad de guiar el cruce del ganado a través de las aguas del Apure, a nado.

En la novela, Gallegos le dedica algunas líneas a su arrojo y valor: “Ya María Nieves se dispone a conducirla a la otra orilla, a cabestrearla a nado. Es el mejor hombre de agua de todo el Apure y nunca se le ve más contento como cuando la lleva al cuello, en pos de sí los cuernos, apenas, de los madrineros que guían la esguazada y por delante, allá lejos, porque ya el río está de monte a monte, la orilla opuesta […]. María Nieves rompe el canto y se arroja al agua, porque el caballo apenas le servirá de apoyo para la mano izquierda, mientras con la derecha bracea, empuñando el chaparro para defenderse del caimán. Detrás de él se arrojan al agua los bueyes madrineros y comienzan a nadar, apenas los cuernos y el hocico a flote”.

Los Médanos de la Soledad | Foto: Jesús Osilia
Los Médanos de la Soledad

Saliendo de San Fernando de Apure, la Ruta de Gallegos continúa por la vía de Biruaca, y luego hacia el sur, hacia San Juan de Payara y más allá, hasta llegar a Puerto Páez, en los confines del Meta y a orillas del Orinoco. Son poco más de 200 kilómetros de recorrido por el corazón de los llanos apureños.

Al llegar al río Arauca verán el puente Marisela; nombre dado por Gallegos a la hija de doña Bárbara, despreciada y abandonada por su madre al nacer.

Una vez que entren en el puente Marisela estarán dejando atrás el cajón del Apure, y al salir del mismo habrán entrado ya en el legendario cajón del Arauca… a los dominios de doña Bárbara.

Los llaneros denominan “cajón” a las tierras ubicadas entre los principales ríos de la región que fluyen de manera casi paralela, desde el occidente hacia el Este, llevando sus aguas directamente al Orinoco. Así, tenemos al Cajón del Apure, entre éste río y el Arauca; el Cajón del Arauca, entre éste y el río Capanaparo; el Cajón del Capanaparo, entre éste y el río Cinaruco; y el Cajón del Cinaruco, entre éste y el río Meta.

El monumento a Marisela en la Ruta de Gallegos
El monumento a Marisela en la Ruta de Gallegos

Un poco más adelante se encuentra el Monumento a Marisela. En una placa alusiva al personaje que diera vida don Rómulo Gallegos, se lee: “A Marisela, rescatada de la barbarie por virtud del amor y de la voluntad civilizadora”. La escultura es de Manuel de la Fuente. Es un estupendo mirador.

Siguiendo el camino podrán observar otra de las maravillas naturales de esta ruta, verdadera sorpresa para quienes la recorren por primera vez y no han oído hablar de su existencia: las dunas del Capanaparo, mejor conocidos como Médanos de la Soledad

Aquí, durante la temporada de lluvias, se forman numerosas lagunas en las partes bajas, en medio de los médanos, las cuales son aprovechadas o disfrutadas por lugareños y visitantes a manera de balnearios.

Cabe señalar que en buena parte del Estado Apure (principalmente entre los ríos Capanaparo y Cinaruco) hay extensos campos de dunas dispersos por la llanura, no se concentran en un solo lugar como ocurre con los médanos de Coro.

Un poco más adelante, cruzando el río Capanaparo, llegarán a La Macanilla, sitio en donde se forma una de las playas fluviales más largas del país; balneario muy concurrido durante el verano, que desaparece bajo el agua durante la época de lluvias. Este río marca también el inicio del Parque Nacional Santos Luzardo (Cinaruco-Capanaparo), nombre de quien junto a doña Bárbara, es el personaje principal de la novela. El parque es muy visitado por quienes gustan de la pesca deportiva, particularmente del pavón.

Más adelante, luego de cruzar el río Cinaruco, podrán ver, a lo lejos y a la izquierda del camino, las únicas elevaciones del terreno en estas vastas llanuras: las Galeras del Cinaruco.

Al llegar a Puerto Páez, si deciden continuar el viaje hacia Puerto Ayacucho, la capital del Estado Amazonas, deberán embarcarse en una chalana para cruzar el Orinoco.


La Ruta de Gallegos 

/ Por Jesús Osilia | Bloguero de viajes, promotor turístico.


•  Me interesa mucho conocer tu opinión, déjame un comentario más abajo y dime qué te ha parecido este artículo y si lo puedo mejorar. Si lo deseas, puedes también compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!


Booking.com


Contenido relacionado:

RÍO CAPANAPARO
RÍO CINARUCO
LA MACANILLA
PARQUE NACIONAL SANTOS LUZARDO
MÉDANOS DE LA SOLEDAD
FAUNA DE LOS LLANOS DE VENEZUELA
HUMEDALES DE VENEZUELA

 


Google Maps del Río Cinaruco y el Parque Nacional Santos Luzardo 


La Ruta de Gallegos
Compartir

Deja un comentario en: “La Ruta de Gallegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *