La Ciénaga de Ocumare

Compartir

La Ciénaga de Ocumare, un maravilloso rincón en la costa del Estado Aragua


La Ciénaga de Ocumare
La Ciénaga de Ocumare

La Ciénaga de Ocumare es una hermosa ensenada de aguas tranquilas que se ubica a medio camino entre la bahía de Turiamo y las playas de Ocumare de La Costa, rodeada por las altas montañas del Parque Nacional Henri Pittier.

No es el lugar perfecto para tumbarse en la arena a tomar el sol, pues las playas son pocas y pequeñas, con algunas construcciones que llegan hasta el borde mismo del agua; y en donde casi toda la línea costera que bordea la ensenada está cubierta por una delgada línea de mangles, particularmente de la especie Rhizophora mangle, conocida como manglar rojo.

Detrás del manglar se forman pequeñas lagunas y algunas áreas pantanosas en cuyas orillas se puede conseguir una oscura arcilla que, aunque maloliente y difícil de quitar una vez seca, muchos la consideran beneficiosa y exfoliante… y se cubren el cuerpo con ella. También hay senderos que se adentran un poco hacia las partes montañosas, bastante áridas, que rodean el lugar, y en donde la vegetación es principalmente del tipo arbustivo espinoso.

Aguas cristalinas
Aguas cristalinas

Pero el verdadero encanto de La Ciénaga de Ocumare son sus cálidas y cristalinas aguas, cuyos matices se van degradando desde el índigo de las más profundas hasta los relucientes tonos turquesa de las someras.

Igualmente espectaculares son los espejos de agua que se forman hacia el fondo de la ensenada, en el extremo occidental de la misma, a lo largo de una pequeña entrada o canal de aguas poco profundas y rodeadas de manglar que los locales han bautizado convenientemente como “El Túnel del Amor”… Es el sitio ideal para navegar tranquilamente a bordo de un kayak, contemplando la belleza del paisaje circundante o viendo a las aves revoloteando entre la vegetación, a las estrellas de mar que reposan en el fondo o a las ostras que crecen lentamente en las raíces del mangle.

Kayak en la Ciénaga
Kayak en la Ciénaga

Y para quienes gustan de hacer snorkeling o bucear, en La Ciénaga de Ocumare se presentan condiciones bastante aptas para ello. Poco antes de entrar a la ensenada, del lado derecho, hay una barrera de coral adosada a la playa que resulta ideal para la realización de tales actividades. Asimismo, hacia el centro de la ensenada hay un bajío que también resulta muy atractivo.

La Ciénaga de Ocumare es el lugar ideal para el disfrute de sus hijos por sus aguas tranquilas y poco profundas, principalmente en el sitio denominado “la piscina”, o para el descanso que usted tanto busca. Hay sitios para comer, modestos, sencillos… Hay sanitarios en la playa, alquiler de sillas, kayaks, y hasta es posible conseguir equipos para hacer snorkeling. También puede pasar la noche en una posadita a la orilla del mar, o acampar en algunos lugares. Aunque es probable que no le permitan dejar la carpa instalada durante el día, principalmente en temporadas vacacionales.

Todas las construcciones que verá en La Ciénaga fueron hechas antes de que se promulgara un decreto que la convierte en área de protección bajo la administración del Instituto Nacional de Parques (Inparques), con el cual se busca proteger el frágil ecosistema del lugar. En su mayoría son casas de pescadores, pero algunas han sido destinadas para brindar servicio al turista. En La Ciénaga hay una sola posada, pequeña pero muy vistosa, y, desde luego, algo costosa. Pero en El Playón de Ocumare existe toda una amplia oferta de posadas; las hay para todos los bolsillos y algunas incluyen paseos a La Ciénaga como parte de sus actividades. Consulte en nuestro Directorio de Hoteles, Campamentos y Posadas para mayor información.

La Ciénaga de Ocumare, en definitiva, es un maravilloso lugar que propicia el relax y que vale la pena conocer.


¿Cómo llegar a la Ciénaga de Ocumare?

A La Ciénaga de Ocumare sólo se le puede llegar por mar, no posee carreteras que lo comuniquen con otros centros poblados de la costa o del interior del país. Para ir, lo más recomendable es, por lo cercano, llegar hasta la población de Ocumare de La Costa.

Para ello, deben pasar por la ciudad de Maracay y seguir los letreros que llevan a la urbanización El Limón. Aquí comienza la carretera hacia los pueblos de Ocumare de La Costa, Cata y Cuyagua. El trayecto, desde el comienzo de la carretera hasta que se llega a Ocumare, es de unos 50 kilómetros; poco más de una hora de camino, por cuanto la carretera, que atraviesa la maravillosa selva nublada del Parque Nacional Henri Pittier, es bastante sinuosa.

Una vez que pasen el pueblo de Ocumare de La Costa, busquen la vía que conduce hasta El Playón. Llegarán a una redoma en donde convergen tres vías: la de la derecha lleva a la bahía de Cata y a Cuyagua, la de la izquierda lleva a El Playón, y la del centro conduce al embarcadero de La Boca. Aquí tomarán los peñeros que los trasladarán hasta La Ciénaga; el recorrido dura unos quince minutos.

También puede tomar la lancha en Cata, Puerto Colombia o en otros puntos de la costa, pero es más costoso. En el embarcadero de La Boca hay sitios seguros para estacionar durante el día. O si lo desea, puede tomar un taxi o autobús en el terminal de pasajeros de Maracay, el cual lo llevará directo hasta Ocumare de La Costa.

En este punto es necesario que nos hagamos eco de las quejas y comentarios que nos han hecho llegar algunos seguidores, quienes manifiestan haber sido estafados por uno que otro lanchero del embarcadero de La Boca que solo busca aprovecharse de quienes visitan este hermoso rincón del Estado Aragua, contribuyendo negativamente en el desarrollo del turismo nacional. Tales abusadores (desde luego, no todos los lancheros lo son) les piden al turista entre tres y cuatro veces la tarifa que usualmente se le cobra a cada persona para ofrecerle un supuesto traslado ida y vuelta “exclusivo”; es decir, sin otras personas ajenas a su grupo familiar en la lancha. Es un engaño, casi nunca lo cumplen. Y además, exigen que se les pague todo por adelantado.

No acepte tales “ofertas”. No pague nada por adelantado, solo cancele la mitad de la tarifa acordada en la ida, y el resto a la vuelta. Si el lanchero se niega a llevarlos entonces busque a otro que quiera hacerlo.

Importante:

Cuando visiten La Ciénaga de Ocumare no saquen a las estrellas de mar del agua. Son animales delicados que no soportan estar mucho tiempo fuera de su elemento.

No dejen basura tirada en el sitio. Hay algunos recolectores o pipotes en las playas, pero es mejor llevarse la basura de vuelta a casa. Así colaboramos activamente con la limpieza del lugar.

Y por favor, no rayen las raíces del mangle con sus nombres. La naturaleza luce mejor al natural.


Texto y fotos: Jesús Osilia


La Ciénaga de Ocumare