Hato El Cedral | Llanos de Apure

Compartir

Hato El Cedral | Llanos de Apure, Venezuela


Imagen del Cocodrilo del Orinoco
Cocodrilo del Orinoco en el Caño Matiyure

El Hato El Cedral alberga uno de los refugios de fauna silvestre más importantes de Venezuela y Suramérica, y ha sido, por muchos años, el destino predilecto de observadores de aves del mundo entero; así como estudiantes e investigadores, tanto nacionales como extranjeros.

Abarca una superficie de 53 mil hectáreas al oeste de los llanos meridionales del estado Apure, entre las poblaciones de Mantecal y Elorza, y presenta un relieve típico de los llanos bajos inundables del país.

Es decir, se caracteriza por ser una vasta superficie de tierras planas con ligeras ondulaciones que determinan la aparición de bancos, bajíos y esteros cuando la sabana se inunda durante la estación lluviosa (mayo-octubre).

El Chigüire, Carpincho o Capibara en su ambiente natural
El Chigüire, Carpincho o Capibara en su ambiente natural

Los bancos son zonas elevadas de la sabana que por lo general no se inundan y en donde está presente una vegetación de tipo arbóreo, arbustivo y graminiforme de porte mediano y bajo. Los bajíos son zonas que se inundan de manera parcial y superficial durante la temporada de lluvias, debido al desbordamiento de los ríos y caños de la región; la vegetación de los bajíos está compuesta por gramíneas de diferentes portes.

biodiversidad-venezuela
Concentración de aves en el Hato El Cedral

Los esteros, por su parte, representan las áreas más bajas de la sabana, se inundan profundamente durante el período lluvioso y permanecen inundados hasta bien entrada la sequía. En verano, la vegetación de los esteros está compuesta de gramíneas de porte bajo, y durante la temporada lluviosa se cubren con un grueso manto de diversas plantas acuáticas.

Tres ríos cruzan las tierras del Hato El Cedral: el Caicara, que constituye el lindero norte, el Orichuna, que constituye el lindero sur, y el Matiyure, el cual nace en el mismo hato y da su nombre al campamento a donde llegan turistas y visitantes.

Las instalaciones del Campamento Matiyure están ubicadas a 7 kilómetros de la entrada del hato, bajo la sombra de altos y frondosos cedros. Más atrás se encuentran las oficinas administrativas, el comedor de los trabajadores y la escuela en donde estudian sus hijos, así como diversos talleres y potreros.

La intervención del hato por el Estado venezolano a mediados de 2008 –anteriormente estaba en manos de una empresa privada– encendió las alarmas de todas las organizaciones ambientalistas del país. Todas ellas, y con justificada razón, temían la desaparición de este maravilloso refugio de fauna silvestre y la labor que allí se estaba llevando a cabo en pro del conocimiento y conservación de nuestra biodiversidad.

Caño Matiyure
Atardecer en el Caño Matiyure, uno de los escasos refugios del cocodrilo del Orinoco.

Pero la labor del Hato El Cedral siguió estando en manos de muchos de sus antiguos trabajadores, quienes no sólo conocían a fondo la actividad que allí se estaba desarrollando, sino que sentían una gran pasión por ella. En consecuencia, la labor agropecuaria, ecológica y turística del hato se mantuvo y en buena parte mejoró; lo cual pudimos comprobar en nuestra última visita (marzo 2014).

En la actualidad, el Hato El Cedral es administrado por la Empresa Socialista Ganadera Agroecológica Bravos de Apure, una asociación totalmente autosustentable que brinda trabajo a unas 190 personas y mantiene estrecha relación con los consejos comunales y escuelas rurales de la región, asimismo con las comunidades indígenas pumé o yaruro en la zona de Trinidad de Arauca. Además, dentro del hato, funciona una escuela primaria en donde reciben clases no sólo los hijos de los trabajadores, sino también un grupo de niños del vecino poblado de Mantecal. Los alumnos reciben el desayuno, el almuerzo y la cena. En la semana se quedan como internados dentro de las instalaciones del hato y los fines de semana se trasladan a sus casas para compartir con sus familias.

Imagen del Capibara
Chigüire o Capibara

La empresa también administra una planta de ordeño y producción de queso, de la cual obtienen alrededor de 100 kilogramos al día que venden a los consejos comunales. Por otro lado, un grupo de trabajadores tienen bajo su cargo el cuidado de un vivero en donde se  plantan cedros, caobos y teca, así como un pequeño criadero de caimanes y tortugas.

Más de doce mil chigüires (Hydrochaeris hidrochaeris) y un número similar de babos o babas (Caiman crocodylus) viven dentro de las 53 mil hectáreas del hato, además de 15 mil reses y 1400 búfalos, unos cuatro mil venados y un número menor de cocodrilos del Orinoco (Crocodylus intermedius) y anacondas (Eunectes murinus), a los cuales se suman un número indeterminado de aves –en El Cedral se han registrado alrededor de 350 especies diferentes, entre residentes y migratorias–, 25 especies de reptiles y poco menos de 50 especies de mamíferos, entre los cuales destacan los mayores felinos del continente: el jaguar y el puma.

Los paseos se realizan a bordo de camiones especialmente acondicionados para la observación de la fauna local o navegando en botes, visitando los tres hábitats característicos de la región de los llanos: los bosques de galería, la sabana y los cuerpos de agua (ríos, lagunas y caños). Cada uno de ellos poseedores de una variada y particular fauna asociada.

La mejor época para visitar el hato es el verano, cuando el nivel de los ríos y caños disminuye y la sabana queda al descubierto dejando a los peces atrapados en pequeños cuerpos de agua, lo cual atrae a una gran diversidad de aves. En la época de lluvias el paisaje cambia, se inunda la mayor parte de la sabana y los animales se dispersan, siendo más difícil observarlos; pero a nivel paisajístico, el llano se luce en la época lluviosa.


¿Cómo llegar al Hato El Cedral?

Para ir al Hato El Cedral, desde San Fernando de Apure, deben tomar la vía de Achaguas-Mantecal y proseguir con dirección a Elorza. El tiempo aproximado del trayecto es de tres horas desde San Fernando de Apure. Hay pocas gasolineras en el camino, no espere a que el tanque de su vehículo esté vacío para llenarlo. El trayecto desde Caracas o Valencia hasta el Hato El Cedral es de aproximadamente 9 horas por la vía de Calabozo. Desde Barinas pueden tomar la carretera hacia Puerto de Nutrias y Bruzual para luego seguir en dirección a Elorza. El tiempo aproximado del trayecto, desde Barinas, es de tres horas.

E-mail: reservacionescedral@hotmail.com Si desea más información pueden visitar su sitio en Internet: www.hatoelcedral.com.ve


Texto y Fotos: Jesús Osilia


Artículos relacionados:

Fauna de los Llanos de Venezuela Aves de los Llanos de Venezuela
La Ruta de Gallegos Parque Nacional Santos Luzardo

fauna-de-los-llanos


Hato El Cedral
Compartir