El Tobogán de la Selva

Compartir

El Tobogán de la Selva | Puerto Ayacucho, Venezuela


tobogan-de-la-selvaEl Tobogán de la Selva es uno de los atractivos turísticos más visitados en el Estado Amazonas. Es un balneario bastante popular y muy concurrido, cuya principal atracción ‒y razón de su nombre‒ es la posibilidad de deslizarse cuesta abajo desde lo alto de una gran laja (una inmensa roca de superficie lisa) impulsado por la fuerza descendente del agua de la quebrada La Coromoto hasta caer finalmente en un amplio pozo cual piscina natural, y rodeado por el verdor de la milenaria selva amazónica.

Tenga en cuenta que el pozo es algo profundo en su lado izquierdo, justo en donde las aguas se ven blancas y espumosas, y es precisamente hacia ese lugar a donde lo empuja la corriente cuando uno se desliza desde lo alto. Del lado derecho, las aguas bajan con menos fuerza y el pozo es bastante llano, ideal para los niños.

Parte alta del Tobogán de la Selva
Parte alta del Tobogán de la Selva

El lugar ha sido acondicionado con pequeñas churuatas en donde, por una módica suma, podrá colgar sus hamacas y pasar el día (muchos pernoctan aquí). También hay parrilleras y baños públicos, estacionamiento, venta de comidas y bebidas. Todo ello cuidado y administrado por miembros de la cercana comunidad indígena de La Coromoto, quienes también cobran una pequeña tarifa por vehículo al entrar.

El Tobogán de la Selva se encuentra a unos treinta kilómetros al sur de Puerto Ayacucho, por la vía de Samariapo. La carretera está en buenas condiciones y hay letreros que indican la ruta a seguir para llegar al parque.

En el camino pasarán por el Monumento Natural Piedra de la Tortuga ‒el cual consiste de dos grandes promontorios rocosos que semejan la cabeza y el cuerpo de este animal‒ y por la “Piedra Pintada”, sitio en donde se conservan los petroglifos más grandes descubiertos hasta el momento en Venezuela. Vale la pena detenerse un momento para contemplarlos.

tobogan-de-la-selvaEn la parte alta del “tobogán” hay otros pozos más pequeños a los que no llega tanta gente. Pero debe tener mucho cuidado al caminar, pues la roca es bastante resbaladiza.

Consulte en nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para encontrar opciones de alojamiento o en los enlaces al final de página.

En nuestra última visita (agosto, 2014) el lugar se veía bastante bien, pero podría estar mejor si todos colaboramos en su mantenimiento y nos llevamos nuestros desechos a otro lugar.

Particularmente desagradables son las numerosas chapas de botellas y colillas de cigarrillos que se pueden ver tiradas en el piso, alrededor de las churuatas. Es un material bastante difícil o fastidioso para recoger (debido a su reducido tamaño y a la gran cantidad que arroja diariamente la gente) y, desde luego, son altamente contaminantes.

Asimismo, le pedimos que cuando lo visite no escriba nada sobre las rocas, troncos de árboles, mesas, o en las vigas de madera de las churuatas, porque ello, más que un supuesto recuerdo de su visita, es la marca inconfundible de alguien que no supo apreciar la maravillosa belleza del lugar.


Texto y Fotos: Jesús Osilia


Opciones de alojamiento en el Tobogán de la Selva o en sus alrededores 
orinoquia-lodge-churuatas
Orinoquia Lodge

Compartir

Deja un comentario en: “El Tobogán de la Selva

  • 27 diciembre, 2016 en 4:12 pm
    Permalink

    solo quiero una habitacion para pasar el dia……

Los comentarios están cerrados.