El Hatillo | Miranda

Compartir

EL HATILLO, Estado Miranda:

Detalle de la iglesia de Santa Rosalía de Palermo
Detalle de la iglesia de Santa Rosalía de Palermo

A este pequeño y agradable rincón del estado Miranda, que lleva por nombre El Hatillo, lo conozco desde hace muchos, muchos años; toda vez que una parte de mi familia vivía y aún vive allí, y era el lugar en donde mis padres me llevaban a pasar las vacaciones escolares, junto a mis abuelos. Pero El Hatillo que conocí en mi infancia dista mucho de lo que ahora es.

Hasta no hace mucho, El Hatillo era un apacible y sereno pueblo de montaña, de amplia tradición agrícola, en donde era frecuente ver campesinos que iban y venían con el machete en la mano y una mula o un asno cargado de hortalizas y tubérculos, o gente que pasaba a caballo por las calles del pueblo haciendo resonar los cascos en los muros de las altas casonas.

En la actualidad, El Hatillo es uno de los principales centros de interés cultural, gastronómico, recreativo y turístico de toda la Gran Caracas… Y aún así, ha sabido conservar el maravilloso encanto de su pasado pueblerino.  

Sus orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XVIII, cuando era una encrucijada de caminos hacia los Valles del Tuy y Petare, siendo fundado entonces por Balthazar de León el 12 de junio de 1784. De su pasado agrícola queda muy poco, casi todo a su alrededor ha sido urbanizado; ahora se imponen el uso residencial y el comercial.

Una calle típica en El Hatillo
Una calle típica en El Hatillo

Y si bien en el pueblo aún se puede disfrutar de un clima agradable, fresco, y hasta con un poco de frío en diciembre y los dos primeros meses del año, cada día resulta más difícil ver bajar desde lo alto a la neblina que hasta no hace mucho solía arropar de noche los viejos tejados.

Como todo típico pueblo colonial, El Hatillo tiene su gran plaza arbolada al centro, la Plaza Bolívar. Al frente de ella se levanta la iglesia Santa Rosalía de Palermo, declarada Monumento Histórico Nacional en 1960.

Más allá, de uno a otro lado, hay diversos comercios, librerías, tiendas, cafés, agencias bancarias, despachos oficiales y algunos espacios culturales de amplia tradición local.

Todas las calles del pueblo son angostas y, por lo general, empinadas; con aceras incluso más estrechas y de brocal alto. Tanto así, que algunas hasta necesitan barandas para seguridad de quienes caminan por ellas.

Muchas de sus casas aún conservan la arquitectura típica original; algunas sólo lo imitan y otras han sufrido  grandes y recientes transformaciones internas. Lo cual puede apreciarse fácilmente en el casco histórico del pueblo, en donde casi todas las casas albergan una tienda o un café en lo que antes fuera una habitación más de la misma.

Para disfrutar del verdadero encanto de El Hatillo le sugerimos dejar su carro bien estacionado para que camine lentamente por sus calles y callejones. De seguro encontrará algo que le guste… Día a día, hay toda una amplia diversidad de propuestas, tanto en lo cultural como en lo recreativo: conciertos, recitales, obras de teatro, comedias, exposiciones, festivales musicales, gastronómicos, enológicos…  

En el sector comercial, ya sea dentro del casco histórico del pueblo o en los modernos centros comerciales que le rodean, el visitante encontrará lo que busque: tiendas especializadas en artesanías, en antigüedades, mueblerías, decoración, ropa y calzado, lencería, jugueterías, telefonía en general, librerías, farmacias, salas de cine, automercados, licorerías, restaurantes…

En El Hatillo, la oferta gastronómica es bastante diversa y para todos los gustos, paladares y bolsillos… Desde pequeños y románticos cafés en lo alto de alguna terraza, hasta lujosos y excelentes restaurantes. Sin olvidar los siempre presentes locales de comida rápida, las pizzerías, las deliciosas pastelerías, las heladerías, incluso hasta el tradicional chichero que se ubica en una de las esquinas de la plaza. Curiosamente, en el pueblo de El Hatillo la oferta de alojamiento es prácticamente inexistente.


¿Cómo llegar a El Hatillo?

Estando en Caracas, tome la Autopista del Este con dirección a La Trinidad. Luego de pasar el túnel, siga a la izquierda con dirección a La Boyera y Los Geranios; pronto estará entrando al pueblo de El Hatillo. Toda la vía está debidamente señalizada.

Entrando al pueblo, a la derecha, hay un terreno abierto que sirve de estacionamiento. También puede estacionar su vehículo en el Centro Comercial Paseo El Hatillo, el cual se ubica entre la parte histórica del pueblo y la urbanización La Lagunita.  

En Chacaíto, en la calle Humboldt, hay una parada de autobuses que van a El Hatillo.

Texto y Fotos: Jesús Osilia


Contenido relacionado:

EL HATILLO ESTADO ANZOÁTEGUI, VENEZUELA

 

Calle de El Hatillo
Calle de El Hatillo

El Hatillo | Estado Miranda, Venezuela
Compartir