Divina Pastora

Compartir

Santuario de la Divina Pastora | Santa Rosa, Barquisimeto. Venezuela.


Torre Campanario del Santuario de La Divina Pastora
Torre Campanario del Santuario de La Divina Pastora

La Divina Pastora es una de las advocaciones Marianas más queridas y seguidas de Venezuela, junto a la Virgen del Valle en la Isla de Margarita, la Virgen de la Chiquinquirá, en Maracaibo, y desde luego la Virgen de Coromoto, cuyo templo está ubicado muy cerca de Guanare, en el Estado Portuguesa y es la Patrona de Venezuela (ver Santuario de Nuestra Señora de Coromoto).

Cada año, el 14 de enero, centenares de miles de seguidores, millones de fieles venidos de todas partes del país –en la realizada en enero de 2013 se calcularon más de tres millones de personas–, se reúnen para acompañar a la Virgen en una multitudinaria procesión a través de las calles de Barquisimeto hasta llegar a la Catedral, en un recorrido de unos 7.5 Km. de largo y 6-7 horas de duración. Es la segunda concentración Mariana más grande del continente latinoamericano y tercera en el mundo, luego de las realizadas en honor a la Virgen de la Guadalupe, en México, y a la Virgen de Fátima, en Portugal. Posteriormente, la imagen es llevada a visitar cada una de las distintas parroquias de la ciudad hasta que finalmente vuelve, a mediados de marzo, a su templo de origen.

El Santuario de la Divina Pastora está ubicado en el otrora pueblo de Santa Rosa, una población que fue completamente absorbida e integrada –al igual que Cabudare– al área urbana de la ciudad de Barquisimeto.

Imagen de La Divina Pastora
Imagen de La Divina Pastora

La iglesia es una construcción del Siglo XVIII que desde 1736, y gracias a un hecho fortuito, guarda la imagen de la Divina Pastora.

La historia cuenta que el cura rector de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto, había encargado una escultura de la Divina Pastora a España para colocar en su iglesia, al tiempo que el Padre Sebastián Bernal, párroco del pueblo de Santa Rosa, había encargado también una imagen de la Inmaculada Concepción para su parroquia. Más tarde, llegado el momento del traslado de las dos imágenes, ocurrió una equivocación: el cajón que contenía la imagen de la Divina Pastora fue dirigido al Padre Bernal, y el de la Inmaculada Concepción al vicario de Barquisimeto.

Cuando el cura de Santa Rosa abrió el cajón y se percata de este hecho decide cerrarlo nuevamente y enviarlo de vuelta a Barquisimeto, pero les fue imposible moverlo del lugar… El cajón estaba mucho más pesado que cuando llegó y no podían alzarlo. La Divina Pastora había llegado a Santa Rosa de los Cerritos para quedarse así entre ellos.

El terremoto del 26 de marzo de 1812 –que hizo estragos en Caracas, San Felipe, Barquisimeto y en algunas otras poblaciones del país–, destruyó gran parte del templo en donde se veneraba a la Divina Pastora. Pero el nicho en donde se encontraba la imagen no sufrió daño alguno, había quedado intacto; lo que vino a reforzar la creencia de los fieles de que la Virgen estaba allí para protegerlos.

Altar de la Iglesia de La Divina Pastora
Altar de la Iglesia de La Divina Pastora

Más tarde, en 1855, se desató en Barquisimeto y otras poblaciones de Venezuela, una terrible epidemia de la entonces llamada peste negra, es decir: el cólera. Muchos murieron victimas de la temible enfermedad.

En un acto de fe, los pobladores de Santa Rosa hicieron un enorme esfuerzo para sacar la imagen de La Divina Pastora y marchar con ella en procesión hasta Barquisimeto, implorando por su misericordia y rogando por el cese del mal. En un momento dado, el presbítero José Macario Yépez, parroco de la iglesia Claret de Barquisimeto, quien estaba afectado por la enfermedad, se arrodilló con los brazos extendidos hacia la imagen de la Virgen y, ofreciéndole su vida, le pidió en voz alta y temblorosa que salvara a su pueblo, que él fuera la última victima de tan mortal enfermedad.

Algunos días más tarde, el 14 de enero de 1856, el padre Yépez muere víctima del cólera y la epidemia acaba. Desde entonces, todos los años, el 14 de enero, se saca a La Divina Pastora en solemne procesión, cual testimonio perenne de gratitud ante la Madre de Dios. La veneración también aumenta en la misma proporción en que la virgen cumple promesas de salud, paz, bienestar y otros favores, que estimulan al pueblo venezolano, cada vez más, a acompañarla todos los años.

Cabe señalar que a un lado del templo se encuentra el Museo Arquidiocesano de la Divina Pastora, lugar en donde los visitantes podrán apreciar la imagen original que data de 1735 y es sacada en procesión, los vestidos usados durante la procesión y los usados en el resto del año, sus sombreros, joyas, coronas, bastones, etc., que han sido donados por los feligreses en agradecimiento a favores y milagros concedidos. También se muestran tallas en madera, dibujos y pinturas alusivas realizadas por artistas plásticos locales y nacionales, placas, ofrendas, entre muchas otras cosas.


¿Cómo llegar?

El Santuario de la Divina Pastora está ubicado en Santa Rosa, entrando a Barquisimeto desde San Felipe, por la vía de Cabudare. La vía está debidamente señalizada.


Texto y Fotos: Jesús Osilia


Divina Pastora
Compartir