Castillo San Carlos Borromeo

Compartir

Castillo San Carlos Borromeo | Pampatar, Isla de Margarita


Torres del Castillo de Pampatar
Torres del Castillo de Pampatar

Durante el periodo colonial, el imperio español se vio en la obligación de levantar un gran número de fortificaciones a lo largo de la costa venezolana, desde Maracaibo hasta el oriente del país, para defenderse del ataque constante de buques ingleses, franceses y holandeses, así como de las muchas embarcaciones de corsarios y piratas que frecuentaban las aguas del Caribe.

Muchas de ellas han desaparecido, y las que aún se conservan han tenido que ser reconstruidas y remodeladas en diferentes ocasiones. Y aunque ya todas perdieron su función vigilante y protectora, son testimonios tangibles de un pasado convulso y una parte invalorable del patrimonio nacional.

En la Isla de Margarita, por ejemplo, podemos ubicar tres fortines y dos grandes fortalezas o castillos: el Fortín de La Caranta (hoy en ruinas) y el Castillo San Carlos Borromeo, en Pampatar; el Fortín de La Galera, en la bahía de Juangriego; el Fortín España, en la población de Santa Ana; y el Castillo de Santa Rosa, en La Asunción.

Cañón en una de las murallas del castillo
Cañón en una de las murallas del castillo

La construcción del Castillo San Carlos Borromeo se inició en el año 1622 con el firme propósito de defender a la bahía de Pampatar.

El castillo fue destruido por completo en 1662, y dos años después se emprende la construcción de una nueva fortaleza siguiendo el esquema clásico de la arquitectura militar de la época, con una planta cuadricular, garitas en cada una de las esquinas y un profundo foso seco alrededor de sus murallas; en cuya parte frontal, aquella que mira al mar, se instala una batería de cañones en perfecta alineación.

No había finalizado aún la construcción de este nuevo castillo cuando, en 1677, fue parcialmente destruido por el ataque de una escuadra francesa. Las obras culminaron en 1684, pero desde entonces tuvo que ser reconstruido en diversas oportunidades; ya sea durante la época de la colonia o durante la Guerra de Independencia.

En los calabozos del castillo estuvo recluida por poco tiempo la heroína margariteña Luisa Cáceres de Arismendi, cuando en 1816 era llevada desde su prisión en el Castillo Santa Rosa hasta La Guaira.

Detalles de la muralla y torreones
Detalles de la muralla y torreones

El 3 de noviembre de 1816, ante el acoso de los patriotas, el ejercito español se vio obligado a abandonar el castillo para retirarse definitivamente de la Isla de Margarita.

Una de las historias que más se narran de aquel memorable momento es la de la increíble salvación del castillo: Los españoles, luego de embarcar todos los pertrechos y soldados, dejaron encendida una mecha en los sótanos del castillo que haría estallar un polvorín con catorce quintales de pólvora. La explosión destruiría por completo la fortaleza y a las tropas patriotas que se hubiesen aventurado en su interior.

La mecha fue vista casualmente por uno de aquellos soldados que entraron a revisar el castillo, quien de inmediato la apagó.

Por lo demás, desde esta histórica fortaleza el visitante podrá disfrutar de una amplia vista panorámica de la Bahía de Pampatar y sus alrededores. Un pequeño museo en el interior del castillo guarda valiosos objetos de la época independentista, armas, retratos y otros objetos. Al frente del castillo se ubica uno de los templos más hermosos de la isla de Margarita, la Iglesia del Cristo del Buen Viaje.

Por favor, cuando visite ésta antigua fortaleza no raye ni deje marcas sobre sus paredes.

Texto y Fotos: Jesús Osilia


Castillo San Carlos Borromeo | Pampatar
Compartir