Canoabo

Compartir

Canoabo | Estado Carabobo, Venezuela


Iglesia de Canoabo
Iglesia de Canoabo

Canoabo es un pueblo de vieja data, pequeño, apacible, que se asienta sobre uno de los tantos fértiles y hermosos valles que se abren en medio de las montañas del occidente del Estado Carabobo, a los cuales se les conoce en conjunto como Valles Altos de Carabobo.

Cuna de artesanos y grandes poetas, que vio nacer a Vicente Gerbasi un día de junio de 1913, Canoabo es un pueblo de calles estrechas y viejas casonas con altos ventanales y techos de teja.

Fue fundado el 19 de marzo de 1711 por el padre Andrés Páez Vargas bajo el nombre de San José de Canoabo, si bien es cierto que ya existían algunas haciendas cacaoteras en el lugar, y es la parroquia de mayor extensión territorial del Municipio Bejuma.

A Canoabo se le puede llegar desde Montalbán o Bejuma (por la carretera Valencia-Tocuyito-Nirgua-Chivacoa) o desde la población de Urama, por la carretera Morón-San Felipe. Por cualquiera de las dos vías el trayecto se torna en un agradable paseo entre frescos parajes montanos y verdes valles, algunos fundos ganaderos y extensos naranjales y cafetales.

Calle de Canoabo
Calle de Canoabo

La vía que parte desde Bejuma pasa por el viejo puente de Los Ecarri (una estructura construida sobre el río Bejuma en 1928, durante el gobierno de Juan Vicente Gómez), pasa también por el sector Portachuelo, en donde está ubicado el Parador Turístico Artesanal El Portachuelo (con una treintena de pequeños y coloridos locales en donde podrá admirar y comprar el trabajo de numerosos artesanos de la región: tallas en madera, piezas en cerámica y barro, móviles, fachadas, muñecas de trapo, entre muchas otras cosas), y por el pueblito de Aguirre, en donde vale la pena hacer un alto para admirar su bella iglesia y la gruta adyacente a ella.

Luego, el camino comienza a ascender hacia las llamadas Cumbres de Canoabo –en donde la carretera queda cubierta con frecuencia por el manto de la neblina–, muy cerca de los bosques del Campamento Palmichal (una reserva forestal que protege a la cuenca hidrográfica del río Morón), con hermosos quioscos y paradores desde donde podrá disfrutar de una maravillosa vista sobre el valle de Aguirre.

Valle de Aguirre
Valle de Aguirre

Resulta muy agradable ver que a lo largo de ésta vía los quioscos y paradas de autobuses fueron diseñados y construidos al estilo de viejas casonas coloniales, con techos de teja y vasijas de barro montadas sobre ellas.

Ciertamente, es indudable que en el Municipio Bejuma se ha estado apostando por el turismo como fuente de ingresos, y que la zona posee un gran potencial turístico comparable, quizá, con el que poseen las poblaciones larenses de Cubiro y Sanare. Sin embargo, sigue siendo un destino poco conocido, incluso para los carabobeños.

Si deciden subir por la vía de Urama se encontrarán con la represa de Canoabo, la cual ha estado muy descuidada durante los últimos años y hoy se encuentra en un nivel bastante crítico debido a la degradación del ambiente en las cuencas de los ríos que la alimentan, así como por los naturales procesos de sedimentación en el embalse. Desde la represa se disfruta de una vista realmente espectacular.

En Canoabo también hay una pequeña cofradía de Diablos Danzantes (cuyos orígenes se remontan hacia 1770) que todos los años salen a bailar por las calles del pueblo el día de Corpus Christi, y que se caracterizan por no tener cuernos en sus máscaras, salvo la del Capataz o Diablo Mayor. Usan trajes de distintos colores y sus máscaras representan figuras de animales o demonios.

La iglesia de Canoabo, dedicada a San José, fue construida en el siglo XIX. El templo original, levantado en 1711, fue destruido por el terremoto del año 1812.

Una vía que parte del lado izquierdo de la iglesia, conduce al caserío Canoabito, en donde muchos artesanos y tallistas de la madera tienen sus pequeños talleres.

En los alrededores de Canoabo hay muy buenas opciones de alojamiento. Consulte en nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para mayor información.


Texto y Fotos: Jesús Osilia | Promotor turístico y bloguero de viajes.


Booking.com


Canoabo
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *