Caño Ajíes y Guariquén

Compartir

Caño Ajíes y Guariquén | Estado Sucre, Venezuela


Refugio de pescadores en Caño Guariquén
Refugio de pescadores en Caño Guariquén

Uno de los paseos más interesantes que podrán realizar en la costa del Golfo de Paria es el recorrido por los caños Ajíes y Guariquén, en el Parque Nacional Turuépano.

Este Parque Nacional fue creado el 5 de junio de 1991 y ocupa una superficie estimada de 70.000 hectáreas. Se ubica al sur de la Península de Paria y al norte del río San Juan, sobre las llanuras cenagosas del Sistema Deltáico Turuépano-Guariquén, en el extremo occidental del Golfo de Paria, Municipio Benítez del Estado Sucre.

Caño Guariquén
Caño Guariquén

El relieve del parque es plano, con pendientes inferiores al uno por ciento y alturas comprendidas entre los 0 y 40 metros sobre el nivel del mar. El clima es húmedo y caluroso, la precipitación media anual es de 1.800 mm, y la temperatura se mantiene alrededor de los 28ºC. durante el día.

A primera vista, el paseo a través de los canales y caños de este hermoso Parque Nacional no difiere mucho del que se puede realizar en cualquiera de los otros grandes humedales del país, como la Ciénaga de los Olivitos, la Laguna de la Restinga o la de Tacarigua, por nombrar los más visitados.

parque-nacional-turuepano
Caño Ajíes

Al principio, navegarán entre manglares y morichales por un caño bastante estrecho, el Caño Ajíes, que poco a poco comenzará a ensancharse hasta que finalmente se abre en una gran boca que conecta con el Golfo de Paria, a la izquierda, y el Caño Guariquén, a la derecha. Al frente verán una larga franja de vegetación, es la isla Turuépano. Desde este punto, si lo desean, podrán seguir el viaje por mar hasta las poblaciones de Irapa, Güiria y Macuro.

El paseo prosigue por el Caño Guariquén, el más grande de la región, con unos 50 kilómetros de longitud. Aquí, es posible ver toninas nadando en la distancia. También hay manatíes, pero es extremadamente difícil verlos. Lo mismo ocurre con las nutrias gigantes o perros de agua y con las dantas, las cuales se han internado en lo profundo del territorio y se ocultan de la presencia del hombre.

parque-nacional-turuepano-sucre
Caño Guariquén

Entre las aves podrán ver con facilidad al gavilán colorado, a las garzas blancas, a las corocoras y cotúas, al atrapamoscas duende (Arundinicola leucocephala), golondrinas de agua (Tachycineta albiventer), incluso chenchenas o guacharacas de agua (Opisthocomus hoazin), y muchos otros.

De repente, la diferencia se hará notar a los ojos de los más observadores… Un rasgo en particular que caracteriza a este humedal, y que se revela de una manera dramática al llegar al puerto de Guariquén: nos referimos a la acentuada amplitud de las mareas.

En las costas de Venezuela, al igual que ocurre en las costas de los países próximos al ecuador terrestre, el ritmo de las mareas suele ser muy débil, casi imperceptible, salvo en las desembocaduras de los ríos, donde el ascenso de las aguas marinas puede dar origen al represamiento de las fluviales; o también en las grandes lagunas costeras del país (como las anteriormente señaladas), en donde el ritmo de las mareas puede llegar a observarse con facilidad. Pero en las llanuras cenagosas del sistema deltáico Turuépano-Guariquén, la diferencia entre la marea baja y la marea alta puede ser hasta de tres metros.

En la pleamar, el agua entra con fuerza en los estrechos de la región y avanza profundamente, empujando el agua de los caños decenas de kilómetros tierra adentro, inundando grandes extensiones de terreno y generando una poderosa corriente que se invierte al bajar la marea.

Durante la marea baja las raíces del mangle quedan expuestas
Durante la marea baja las raíces del mangle quedan expuestas

Durante la bajamar, las raíces del mangle quedan expuestas muy por encima del nivel del agua, dibujando una larga línea oscura entre ésta y el comienzo de la vegetación a lo largo de todos los caños. Pero es en el puerto de Guariquén en donde el descenso de las aguas se presenta de una manera sorprendente, ya que se retiran más de trescientos metros de la orilla, dejando una extensa superficie cenagosa.

La región del Caño Ajíes y Guariquén es habitada por muchos miembros de la etnia Warao, quienes viven de la agricultura y la pesca; aunque ésta última sólo a manera de subsistencia.

Raíces expuestas durante la marea baja
Raíces expuestas durante la marea baja

Las opciones para comer en Guariquén son muy escasas. No existe un restaurante como tal, aunque en un sitio cercano al muelle preparan pollos a la brasa servidos con ensalada y ocumo chino, uno de los cultivos más generalizados en la región; además del plátano, la auyama, la yuca y, más recientemente, el cacao.

En el puerto de Guariquén hay una posada bastante sencilla, básica. Mejor opción es la posada de la Hacienda Vuelta Larga, está ubicada en Guaraúno, a 9 kilómetros del puerto de Ajíes. Consulte nuestro Directorio de Hoteles y Posadas para mayor información.


Caño Guariquén
Caño Guariquén

¿Cómo Llegar a Caño Ajíes y Guariquén?

Para ir al Caño Ajíes deben tomar la vía de Carúpano, para luego continuar por la carretera El Pilar-Tunapuy.

Al pasar El Pilar, el próximo poblado es La Chorrera. Justo al salir de La Chorrera, siguiendo la vía de Tunapuy, verán un cruce a mano derecha con un letrero que indica el comienzo de la carretera al Caño Ajíes (9.5 Km.).

Este camino también comunica con la Hacienda Vuelta Larga (cuyo campamento se encuentra a 600 metros del inicio de la carretera), con el balneario Sabacual (6,8 Km.) y el poblado de Ajíes.

Más allá, la vía lleva hasta Guariquén (53 Km.) y al Lago de Asfalto de Guanoco (75 Km.). La carretera a Guariquén y Guanoco está en muy malas condiciones, y no hay gasolina en el camino.

En el puerto de Ajíes hay una oficina de Inparques. Aquí deberán registrarse y solicitar el permiso correspondiente para ingresar al Parque Nacional Turuépano. Los carros quedan seguros durante el día.


Caño Ajíes y Guariquén ⇒ Texto y Fotos: Jesús Osilia


Caño Ajíes y Guariquén
Compartir

Deja un comentario en: “Caño Ajíes y Guariquén

  • 30 noviembre, 2016 en 10:13 am
    Permalink

    Hermoso lugar!

Los comentarios están cerrados.