Semana de la Chilenidad

Compartir

Semana de la Chilenidad | Fiestas Patrias de Chile | Mes de la Patria


Semana de la Chilenidad
La Moneda, Santiago

Septiembre es conocido como el Mes de la Patria Chilena, un momento del año en donde cobra particular importancia la celebración de la denominada Semana de la Chilenidad, una festividad que se celebra por todo lo alto y abarca dos fechas históricas y conmemorativas: el establecimiento de la Primera Junta Nacional de Gobierno (constituida el 18 de septiembre de 1810), una fecha que luego devino en la celebración del proceso independentista como un todo, y el Día de las Glorias del Ejército Chileno (19 de septiembre).

Ambas fechas son feriados obligatorios e irrenunciables en el país, y juntas conforman las denominadas Fiestas Patrias, quizá la celebración más popular del país.

La Semana de la Chilenidad es una estupenda oportunidad para conocer de cerca lo más representativo de la nación chilena: sus costumbres, sus trajes y bailes típicos, su gastronomía…

Es cuando se levantan las tradicionales fondas o ramadas en los grandes parques municipales y otros terrenos abiertos a lo largo del país para compartir y festejar con amigos, vecinos y autoridades locales, tal y como se ha venido haciendo desde hace más de doscientos años. Las fondas son entramados provisorios que se construyen específicamente para celebrar las Fiestas Patrias, para sociabilizar, beber, comer y bailar la Cueca.



Las fondas o ramadas, según podemos leer en el sitio web Memoria Chilena, de la Biblioteca Nacional de Chile, son uno de los sellos distintivos de las celebraciones nacionales. Son establecimientos ocasionales que desde sus inicios «han expresado una identidad de raigambre campesina que gira alrededor de la comida, el baile y la alegría (…). Además de constituir un lugar de entretención esporádica, las ramadas fueron desde época colonial el escenario de diversos eventos de índole familiar, lúdica o religiosa, dada la facilidad con que podían ser levantadas. Al igual que muchas otras instancias de esparcimiento, estas reuniones populares eran amenizadas con música, canto y baile, y en ellas era infaltable la costumbre de consumir alcohol».

En Santiago, las fondas más grandes y concurridas son las que se montan en el Parque Padre Hurtado y en el Parque Bicentenario.

La Cueca, por su parte, es un género musical común a los países andinos, pero que en cada uno de ellos se expresa con ligeras variaciones tanto en el ritmo como en los trajes y coreografías. Básicamente, es una danza de parejas sueltas que bailan en círculos dando vueltas y medias vueltas. Desde el 18 de septiembre de 1979 la cueca es el baile nacional de Chile, por ser el de mayor difusión y el de más profunda significación histórica.

Las celebraciones oficiales de Fiestas Patrias incluyen, además de los consabidos discursos de orden, un Te Deum Ecuménico en la Catedral Metropolitana de Santiago con presencia de las más altas autoridades civiles, militares y eclesiásticas del país, y el 19 de septiembre, Día de las Glorias del Ejército de Chile, se realiza una gran parada militar en el Parque O’Higgins, en Santiago.

Otra fecha para celebrar a lo grande en Chile durante el mes de septiembre es de más reciente data, y surge por decreto presidencial en 2015 para celebrar los 470 años de tradición vitivinícola que se cumplía hasta entonces. Nos referimos, desde luego, al 4 de septiembre: Día del Vino Chileno. La fecha se toma en recuerdo de una carta escrita por Pedro de Valdivia el 4 de septiembre de 1545 en la que le pide al rey Carlos V de España el envío de vides para la evangelización del territorio.



Todas estas fechas coinciden además con el fin del invierno austral, cuando las temperaturas se hacen más cálidas y agradables y los árboles comienzan a retoñar, cubriéndose nuevamente con un manto de intenso verdor ante la proximidad de la primavera. Así, todos salen al patio, a los jardines o a las terrazas para compartir junto a familiares y amigos y disfrutar de un buen trozo de carne asada a la parrilla y al aire libre. La carne asada es casi un objeto de culto en el país, más aún en Fechas Patrias, y si viene acompañada por una buena botella de vino chileno… pues mucho mejor.

Desde luego, es innegable que en la celebración de Fiestas Patrias hay también un trasfondo comercial que estimula el consumo a partir de una muy intensa campaña publicitaria (al igual que ocurre para la celebración de la Navidad en otros países, o para el Thanksgiving Day en Estados unidos o el Saint Patrick´s Day de los irlandeses). Esto se hace evidente con solo entrar en uno de los grandes mall de Santiago o en cualquiera de los supermercados del país; en donde hay venta de trajes típicos y sombreros de amplia y colorida factura, para grandes y chicos, hombres y mujeres. Hay banderas, banderines, adornos para el auto… y también es el momento dorado para la venta de asadores o parrillas y toda una amplia gama de implementos para asar.

Pero finalmente es eso, precisamente eso, lo que hace más colorida la celebración, más atractiva y divertida. Otras personas simplemente deciden aprovechar el feriado de Fiestas Patrias para viajar. También es válido.


Semana de la Chilenidad

por Jesús Osilia | Bloguero de Viajes y Creador de Contenidos.


 

Otros artículos relacionados:

CATEDRAL METROPOLITANA DE SANTIAGO PARQUE PADRE HURTADO
SANTIAGO DE CHILE IMPERDIBLES EN SANTIAGO DE CHILE
RUTAS DEL VINO CHILENO HACIENDO TURISMO EN CHILE
OKTOBERFEST DE MALLOCO  
   


Booking.com

Tours GetYourGuide

Semana de la Chilenidad
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *