Palacio de la Real Audiencia | Museo de Historia Nacional, Santiago de Chile

Compartir

Palacio de la Real Audiencia | Museo de Historia Nacional | Santiago de Chile.





Palacio de la Real Audiencia

por Jesús Osilia | Promotor turístico y bloguero de viajes.


Uno de los lugares que no puedes dejar de conocer al visitar la ciudad de Santiago es la céntrica e histórica Plaza de Armas. Es un concurrido punto de encuentro para propios y extraños; sitio de descanso o respiro para quienes laboran en calles y paseos cercanos; lugar de trabajo para artesanos, pintores, retratistas, músicos, mimos y demás cultores del arte callejero; terreno de contiendas para jugadores de ajedrez… En fin, un espacio en donde se le puede tomar el pulso a la ciudad y apreciar la belleza arquitectónica de centenarios palacetes y edificios.

A su alrededor se alzan magníficas y señoriales construcciones como la Catedral Metropolitana de Santiago, el edificio del Correo Central, el Palacio Consistorial –sede de la Ilustre Municipalidad de Santiago– y el Palacio de la Real Audiencia y Cajas Reales –máximo tribunal de justicia durante el período colonial, hoy sede del Museo Histórico Nacional–, sin mencionar a los muchos otros que se sitúan en las calles adyacentes.

Éste último, el Palacio de la Real Audiencia y Cajas Reales, se alza sobre el costado norte de la Plaza de Armas, entre el paseo Puente y la calle 21 de mayo.

   | Ver también: Imperdibles en Santiago de Chile |



Palacio de la Real Audiencia | Museo de Historia Nacional |

El Palacio de la Real Audiencia es un edificio de corte neoclásico construido entre 1804 y 1808, en el mismo lugar en donde anteriormente se habían construido otras dos edificaciones para el mismo uso que sucumbieron ante los terremotos de 1647 y 1730.

El edificio actual fue sede del Primer Congreso Nacional en 1811, Casa de Gobierno hasta 1845, cuando el presidente Manuel Bulnes decidió trasladar la sede del ejecutivo al Palacio de la Moneda, y dependencia de la Intendencia de Santiago entre 1847 y 1929. Más tarde, en 1982, se convertiría en la sede del Museo Histórico Nacional.

Pero más allá de la riqueza histórica del recinto y su belleza arquitectónica, así como también la calidad e importancia histórico-cultural de los objetos allí exhibidos, lo que me lleva a escribir estas líneas es la posibilidad de conocer un rincón escondido en pleno centro de Santiago, un lugar poco conocido incluso para los santiaguinos, y que posee una vista privilegiada sobre la Plaza de Armas y su espléndida catedral: la torre del reloj del Museo Histórico Nacional.

Un proceso de conservación y habilitación llevado a cabo en fecha reciente (2013-2014) recuperó el interior de la torre como espacio museístico y de interés turístico. Una estrecha escalera de caracol permite acceder a lo alto, justo por debajo del reloj, y asomarse en cada uno de sus balcones.

La torre, construida también entre 1804 y 1808, fue modificada y ampliada en diversas ocasiones. La última incorporó un reloj de cuatro esferas con carrillones de campanas que sonaban cada 15 minutos (el sonido fue desactivado, pero el reloj se mantiene funcionando).

Por su interés histórico, el Palacio de la Real Audiencia y Cajas Reales –hoy sede del Museo de Historia Nacional– fue declarado Monumento Nacional el 1 de diciembre de 1969.


Palacio de la Real Audiencia | Museo de Historia Nacional

/ Por Jesús Osilia | Bloguero de viajes, promotor turístico.


•  Me interesa mucho conocer tu opinión, déjame un comentario más abajo y dime qué te ha parecido este artículo y si lo puedo mejorar. Si lo deseas, puedes también compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Palacio de la Real Audiencia
La Catedral Metropolitana de Santiago desde la torre del Museo Histórico Nacional

Booking.com

Contenido relacionado:

NIEVE EN SANTIAGO DE CHILE
SANTIAGO, CIUDAD HERMOSA, CIUDAD CAMINABLE
ROSTROS Y COLORES DE SANTIAGO DE CHILE
IMPERDIBLES EN SANTIAGO DE CHILE
CATEDRAL METROPOLITANA DE SANTIAGO
PLAZA DE ARMAS DE SANTIAGO
Palacio de la Real Audiencia | Museo de Historia Nacional
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *