Haciendo Turismo en Chile

Compartir

Haciendo Turismo en Chile


 

Isla de Pascua
Haciendo Turismo en Chile | Isla de Pascua

Chile es un maravilloso país lleno de contrastes y de notables extremos, comenzando por la singular configuración de su territorio. Es el más largo y angosto del continente, con 4.329 km de longitud y 177 km de ancho promedio es una delgada línea que traza el contorno de buena parte del occidente de Suramérica entre las frías aguas del Océano Pacífico y la cordillera más larga y segunda más alta del planeta: los Andes. Con uno de sus extremos (el norte) situado sobre la región más árida del mundo, el Desierto de Atacama, y el otro sobre la tundra ártica de la Patagonia chilena y los hielos polares.

Chile está situado al suroeste de América del Sur, entre los paralelos 17° 29′ 57″ y 56° 32′ 12″. Limita con Perú al Norte, al Este con Bolivia y Argentina, al Oeste con el océano Pacífico y al Sur con el Polo Sur.

Su nombre oficial es República de Chile, y su capital es Santiago, la mayor urbe de la nación y una de las ciudades más importantes del continente; un moderno centro de negocios a nivel internacional, con una completa oferta de hoteles, restaurantes, centros de convenciones y shopping mall de primer nivel, con tecnología de punta y acceso a múltiples servicios y facilidades.

Es un país tricontinental, pues además de estar ubicado sobre el continente americano mantiene soberanía sobre la isla de Rapa Nui o Isla de Pascua, y sobre el islote Motu Motiro Hiva, también conocido como Sala y Gómez, en el límite oriental de la Polinesia; y en consecuencia, también de Oceanía. Además, Chile reclama soberanía sobre una porción de la Antártida (prolongando así su límite meridional hasta el Polo Sur). Dicha reclamación está suspendida según lo estipulado por el Tratado Antártico de 1959, del que Chile es signatario.

Vista hacia el cerro Concepción
Haciendo Turismo en Chile | Valparaíso

En base a lo anterior, el territorio chileno se describe constituido entonces por 3 zonas geográficas:

La primera es Chile continental, la larga y estrecha franja de tierra que se ubica al suroeste de la América del Sur. El extremo norte del país es bastante árido, aquí se encuentra el desierto de Atacama, con temperaturas relativamente suaves durante el día y muy frías por la noche. En la zona central, entre la Cordillera de la Costa y la Cordillera de los Andes, se abren fértiles valles vinícolas surcados por ríos torrentosos. Aquí se concentra gran parte de la población del país. Hacia el sur predominan los bosques siempre verdes, algunos grandes lagos, numerosos volcanes, islas, fiordos y glaciares.

La segunda zona geográfica es el Chile insular, con centenares de islas e islotes en donde destacan la isla de Chiloé y el archipiélago de los Chonos, el archipiélago de Juan Fernández y las Islas Desventuradas (que pertenecen a la plataforma continental suramericana), así como las islas de la Polinesia mencionadas más arriba.

La tercera zona es el Territorio Chileno Antártico, que también hemos mencionado.

Chile se ubica a lo largo de una zona altamente sísmica, precisamente sobre la zona de subducción de la Placa de Nazca bajo la de Suramérica, y posee la segunda cadena volcánica más grande y de mayor actividad del planeta después de la de Indonesia, con más de 2000 volcanes identificados; de los cuales alrededor de 90 se consideran geológicamente activos, y se tiene un registro eruptivo histórico de unos 60 en los últimos 450 años. Tan solo en el primer semestre del 2015 hicieron erupción dos volcanes: el Villarrica (3 de marzo), uno de los más activos del país, y el Calbuco (22 de abril), que no había mostrado actividad en 43 años.

Cajón del Maipo
Cajón del Maipo

Chile comparte con Argentina el volcán más alto del mundo, el Nevado Ojos del Salado (6.891 metros sobre el nivel del mar), que a su vez es la segunda elevación del continente americano, superada solo por el cerro Aconcagua.

En cuanto a la actividad sísmica, no podemos dejar de mencionar que el terremoto de mayor magnitud que se haya registrado en el mundo ‒una ruptura tectónica de proporciones nunca antes vista‒ ocurrió el 22 de mayo de 1960 en Valdivia, en la costa meridional de Chile. Tuvo una duración aproximada de 10 minutos y alcanzó una magnitud de 9,5 (Mw). Estudios posteriores sostienen que el evento se trató de una sucesión de más de 35 terremotos cuyos epicentros abarcaron un frente de 1.350 km de distancia.

Otro terremoto, más reciente y un poco más al norte, ocurrido el 27 de febrero de 2010, tuvo su epicentro en el mar chileno frente a las localidades de Curanipe y Cobquecura (región del Biobío), y una magnitud de 8,8 (Mw), lo cual lo coloca también dentro de la lista de los 10 movimientos telúricos más fuertes de la historia. Asimismo, el 16 de septiembre de 2015 se produjo otro gran terremoto cerca de Illapel, en la región de Coquimbo, con una magnitud de 8,4 (Mw). No por nada, seis de los 25 movimientos telúricos más potentes de la historia a nivel mundial han ocurrido en Chile.

Por otro lado, es obligado resaltar que la increíble belleza de los paisajes chilenos –junto a la extraordinaria oferta de hoteles y restaurantes de primer nivel, centros de convenciones provistos con tecnología de punta y acceso a múltiples servicios y facilidades, vida nocturna y cultural, modernas carreteras, amplia y efectiva red de telecomunicaciones, estabilidad económica y social, y altos índices de seguridad personal- ha determinado que el turismo sea una de las principales actividades económicas de Chile.

Carretera a Farellones
Haciendo Turismo en Chile | Carretera a Farellones

Y no estamos hablando únicamente del turismo de ocio, o de aquel que está enfocado principalmente en el disfrute y/o contacto directo con la naturaleza, sino también del denominado Turismo de Negocios; una actividad que incluye la participación en conferencias, congresos, seminarios, convenciones, ferias comerciales, exposiciones, reuniones de trabajo y viajes de incentivo.

Chile es un paraíso para los observadores de aves, una actividad en franco crecimiento en el país, con 133 áreas silvestres protegidas que equivalen al 19% del territorio nacional. Flamencos en el salar de Atacama y en el lago Chungará, gaviotas andinas de cabeza negra, fochas (Fulica atra) y taguas gigantes (Fulica gigantea, un tipo de ave gruiforme propia de Suramérica), ñandúes, pingüinos de Humboldt y de Magallanes, dos especies en peligro de extinción que pueden verse en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt en la región de Coquimbo, así como en la Isla Grande de Chiloé y en los alrededores de Punta Arenas. Y desde luego, el ave que es emblema nacional, el Cóndor de los Andes, de frecuente observación en el Parque Nacional Torres del Paine y en Valle Nevado. Entre los mamíferos destacan los pudúes, un tipo de cérvido nativo de la región andina; los guanacos y las vicuñas, dos especies de camélidos suramericanos, de las cuales derivan 2 especies domésticas respectivamente: la llama y la alpaca. A lo largo de la costa, incluso en las cercanías de los grandes puertos, pueden verse grandes leones marinos; otra especie en peligro de extinción.

Ciertamente, Chile es un país para admirar y disfrutar de la naturaleza en su mejor expresión.


Haciendo Turismo en Chile > Texto: Jesús Osilia


Haciendo Turismo en Chile
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.