Niterói | Qué ver en Niterói

Compartir
Museo de Arte Contemporáneo de Niterói
Museo de Arte Contemporáneo de Niterói
Niterói

La ciudad de Niterói está ubicada en la margen oriental de la Bahía de Guanabara, en la costa situada justo al frente de Río de Janeiro, la “Cidade Maravilhosa”, y a la cual se conecta a través del puente Presidente Costa e Silva (mejor conocido como Puente Río-Niterói), que con una extensión de 13 kilómetros es la estructura más larga de Latinoamérica en su tipo, y cruza de un lado al otro por la boca de la bahía de Guanabara, acortando las distancias y facilitando la comunicación entre las ciudades de Río de Janeiro, Niterói y São Gonçalo.

Niterói es la única ciudad brasileña que ha sido fundada por uno de los habitantes autóctonos del Brasil, un indígena tupí llamado Araribóia.

En 1573, terminada la guerra contra los franceses por el dominio de la bahía de Guanabara, el cacique Araribóia le pidió al gobernador general Mem de Sá (tío de Estácio de Sá, fundador de São Sebastião do Rio de Janeiro) unas tierras en donde fundó una villa con el nombre de “São Lourenço dos Índios“, primera denominación de Niterói. En 1819 la villa fue reconocida por el gobierno central, y recibió el nombre de “Vila Real da Praia Grande“, ocupando el espacio correspondiente al actual centro de la ciudad.

Niterói fue capital del Estado de Río de Janeiro entre 1834 y 1894, cuando se le asigna el título a la ciudad de Petrópolis. En 1903, Niterói  es nombrada nuevamente como capital del Estado de Río de Janeiro, y ostenta el título hasta el año 1975, cuando pasa a la ciudad de Río de Janeiro.

Niterói, después de Brasilia, es la ciudad que más obras alberga del célebre arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Detalle de la fachada del Museo de Arte Contemporáneo de Niterói, al fondo el Pan de Azúcar
Detalle de la fachada del Museo de Arte Contemporáneo de Niterói, al fondo el Pan de Azúcar

Para los turistas que van escasos de tiempo, una visita a Niterói (e incluso a Río de Janeiro) no estaría completa sin conocer el maravilloso edificio del Museo de Arte Contemporáneo de Niterói, construido sobre un acantilado con vista al Pão de Açúcar o Pan de Azúcar.

El edificio, que se ha convertido en la imagen misma de Niterói, se levanta sobre una enorme base cilíndrica cual si fuera el tallo de una inmensa flor. Tiene tres pisos, un diámetro de 50 metros y 16 metros de alto, con una larga rampa de acceso que conduce al área de exposiciones y a una galería de observación que rodea al edificio; desde la cual se puede apreciar una parte de la ciudad de niterói y de la bahía de Guanabara, así como Río de Janeiro y el Pan de Azúcar.

Para aquellos que tienen un poco más de tiempo disponible, le recomendamos visitar todas las obras del denominado Camino de Niemeyer (que además del Museo de Arte Contemporáneo también incluyen el Teatro Popular Oscar Niemeyer, el Centro de Memoria Roberto Silveira, la Estación Hidroviaria de Charitas, la Plaza JK, la Fundación Oscar Niemeyer y el Museo Petrobras de Cine), conocer las viejas fortalezas de la ciudad, o disfrutar de bellas playas como Boa Viagem o Icaraí, de aguas tranquilas y suaves arenas, y con vista a la ciudad de Río de Janeiro, a lo lejos.

Texto y Fotos: Jesús Osilia

Compartir