El Cristo Redentor, Río de Janeiro

Compartir

 

El Cristo Redentor o Cristo del Cerro Corcovado | Río de Janeiro


El Cristo Redentor sobre la cima del cerro Corcovado
El Cristo Redentor sobre la cima del cerro Corcovado

Cuando se habla de Río de Janeiro es imposible dejar de pensar en sus bellas playas (como Ipanema, Leblon, Copacabana…) y peculiares morros (como el Pão de Açúcar y la Pedra da Gávea) que le otorgan un rasgo característico y ciertamente muy distintivo. Pero tampoco podemos olvidar ni dejar a un lado la imagen del imponente Cristo Redentor.

El Cristo Redentor (también denominado Cristo del Corcovado) está ubicado en medio del verdor del Parque Nacional de la Tijuca, sobre la cima del morro del Corcovado a 710 metros sobre el nivel del mar, un punto desde el cual se domina gran parte de la ciudad de Río de Janeiro.

Tiene una altura de 38 metros incluyendo la base y fue inaugurada el 12 de octubre de 1931. Otras esculturas en el continente son más altas, como la Virgen de la Paz en la ciudad de Trujillo, Venezuela (con 46,72 metros de altura), y la Estatua de la Libertad en la entrada de la bahía de New York (con 46,05 metros de altura en lo alto de su antorcha y un pedestal de 46,94 metros de alto).

Pero ninguna, con excepción de la Estatua de la Libertad, es tan famosa y conocida en el mundo entero, razón por la cual fue elegida en 2007 como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno entre 21 monumentos participantes de todo el planeta.

El Pan de Azúcar desde la cima del cerro corcovado, a los pies del Cristo Redentor
El Pão de Açúcar visto desde la cima del cerro corcovado, a los pies del Cristo Redentor

La vista desde las terrazas que se ubican a los pies del Cristo Redentor es realmente impresionante, con el Pão de Açúcar (Pan de Azúcar) y la ensenada de Botafogo justo al frente, con la bahía de Guanabara y la ciudad de Niterói al fondo; la Lagoa Rodrigo de Freitas, el Jockey Club, el Jardín Botánico y las playas de Leblon e Ipanema del lado derecho (hacia el Sur). Del otro lado (hacia el Oeste), puede verse el Estadio Maracaná y una parte del Parque Nacional Tijuca.

Para subir al Cristo Redentor puede optar por dos opciones: la primera es la forma tradicional, y a su vez la más antigua de subir a la cima del Corcovado, a través del Trem do Corcovado (Ferrocarril del Corcovado) en Cosme Velho. La segunda es en taxi o tomando una buseta o microbús (tipo Van) a un lado de la estación del tren.

El tren del Corcovado (que originalmente funcionaba a vapor y luego, en 1910, se modificó a tracción eléctrica) fue inaugurado el 9 de octubre de 1884 por el emperador don Pedro II, y fue la primera atracción turística de Río de Janeiro.

Es necesario destacar que para mediados del siglo XIX, mucho antes de la construcción del ferrocarril, los residentes y principalmente quienes visitaban la ciudad de Río de Janeiro solían subir a caballo a la cima del cerro Corcovado para contemplar la hermosa vista del lugar. El tren cubre un trayecto de 3,8 kilómetros en unos 20 o 25 minutos, y los trenes salen cada media hora.

lagoa-rodrigo-freitas
La Lagoa Rodrigo de Freitas vista desde la cima del cerro Corcovado

Cuando quiera conocerlo o visitarlo, tome en cuenta que el Cristo Redentor o Cristo del Corcovado, más que un símbolo religioso, es uno de los destinos turísticos más visitados del mundo. Centenares de turistas se aglomeran cada día en la antigua estación de trenes de Cosme Velho para subir hasta la cima.

Para mayor información, conocer el costo del boleto y los horarios de visita, le sugerimos entrar al sitio web del Trem do Corcovado: http://www.corcovado.com.br/


Texto y fotos: Jesús Osilia

El Cristo Redentor

cristo-del-corcovado-4

Compartir