Un viaje corto por Turquía

Compartir

Un viaje corto por Turquía

| Post Patrocinado |


Teatro Romano | Foto: César Catalán
Teatro Romano | Foto: César Catalán

Turquía es un país transcontinental, es decir, su territorio (que se extiende por la península de Anatolia y Tracia en la zona de los Balcanes) forma parte de dos continentes, Europa y Asia, y sus costas están bañadas por las aguas de tres grandes mares: el Mediterráneo, el Egeo y el Mar Negro, y un mar interior, el de Mármara. Por tales razones, y desde siempre, Turquía ha sido punto de encuentro entre las culturas y civilizaciones orientales y occidentales.

Su capital es Ankara, una antigua ciudad que ha tenido diversos nombres a lo largo de su historia: Ankuwash, Ancyra y Angora. En la actualidad, Ankara es una urbe moderna y cosmopolita (con una población estimada en cuatro millones y medio de habitantes) que ha sabido mantener y conservar buena parte de su pasado antiguo. Es la sede de los poderes públicos y demás instituciones gubernamentales, y fue declarada capital de la República de Turquía en octubre de 1923, sustituyendo de este modo a Estambul.

Estambul (o Istambul) es el nombre actual de la antigua Constantinopla (y anteriormente Bizancio), una maravillosa ciudad en donde el arte y la historia se vive y se respira a cada paso.

Paseos en globo | Foto: José Raúl Fenollar
Paseos en globo | Foto: José Raúl Fenollar

En las calles de Estambul, así como en sus esplendidos templos, magníficas mezquitas, castillos y palacetes, está presente una amalgama de historias y culturas milenarias; no por nada fue capital de tres grandes imperios del mundo antiguo: Romano, Bizantino y Otomano.

Es una de las ciudades más grandes y visitadas del mundo, una enorme y compleja conurbación con cerca de 15 millones de habitantes situada en medio de dos mares, el de Mármara y el Mar Negro, los cuales se comunican entre sí a través del legendario estrecho del Bósforo; cuyas aguas no solo dividen a la ciudad de Estambul en dos, sino que establece también el límite entre el continente europeo y el asiático.

Este hecho hace de Estambul una de las pocas ciudades transcontinentales del mundo, una ciudad en donde muchos salen a trabajar a un continente y vuelven en la tarde para dormir en el otro. Una urbe de una riqueza arquitectónica y paisajística sin igual, con una excelente oferta de hoteles y restaurantes.

Pero Turquía es mucho más…

Un tour que no pueden dejar de hacer cuando la visiten es el que los lleva a recorrer gran parte de la región de Capadocia, y más precisamente a los valles de Göreme y al Parque Nacional de Göreme (Göreme Milli Parklar), también conocido como Museo al Aire Libre de Göreme. Las peculiares características geológicas de este lugar han permitido la formación de un relieve inusual e ilusorio, como salido de un cuento de hadas o quizá venido de otro mundo. Millones de años de constante erosión sobre las vastas planicies cubiertas de toba volcánica (una roca blanda mezcla de barro, lava y ceniza volcánica endurecida) crearon un paisaje de relieves caprichosos bajo la forma de domos, conos y torres.

Pero lo que más llama la atención en este extraño lugar es que el hombre, a partir de los primeros siglos de la era actual, no solo usó las cavernas naturales abiertas en el terreno para protegerse de la lluvia y el frío, sino que también cavó sistemáticamente en la roca para asegurar su permanencia, subsistencia y defensa en el interior de tales formaciones. De este modo, excavando en la blanda roca, construyó viviendas subterráneas, graneros, templos y hasta ciudades enteras bajo tierra, con infinidad de pasadizos y niveles que aún hoy pueden ser visitados.

Fuera del Parque Nacional de Göreme (declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la UNESCO) hay cavernas que siguen estando habitadas, y algunas otras han sido especialmente modificadas y acondicionadas para ser usadas como hoteles. La experiencia es increíble. Y si lo desea, podrán ver todo desde el aire, volando en globo. 

Hay otros lugares cercanos a Göreme que también deberá conocer, como el castillo de Uchisar, el Valle de los Monjes y el Valle de Devrent.

Asimismo, cerca de la ciudad de Denizli se encuentra otro de los principales atractivos turísticos de Turquía: el denominado Castillo de Algodón o Pamukkale. Básicamente son blancas terrazas naturales de travertino bañadas por las aguas de una fuente termal calcárea que los visitantes deben recorrer sin calzado para no dañarlas. A su alrededor se encuentran las ruinas históricas de Hierápolis, con la basílica, los baños romanos y el antiguo teatro que fuera construido en el siglo III D.C., uno de los mejor conservados a nivel mundial.

En la costa del mar Egeo les recomendamos visitar el puerto de Çanakkale, en donde podrá ver el inmenso Caballo de Troya usado para la película, y muy cerca de allí las ruinas de la legendaria ciudad de Troya, lugar en donde tal vez combatieron y murieron algunos míticos héroes de la antigüedad, como Aquiles y Héctor. 

Hay más información en español acerca de las mejores rutas y destinos turísticos de Turquía (también costos e itinerarios) en el sitio web: www.circuitosturquia.com


Un viaje corto por Turquía | Texto: Jesús Osilia | Fotos: Joaquín Pons, César Catalán y José Raúl Fenollar

Esto es un post patrocinado y contiene enlaces de afiliados. Significa que he recibido productos o servicios mencionados en este artículo de manera gratuita o una compensación económica por mencionar la marca.  Mis opiniones son independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio


Un viaje corto por Turquía
Compartir