Un país que vive del turismo y quiere recibir menos visitantes

Compartir

Un país que vive del turismo y quiere recibir menos visitantes | Palaos, Oceanía


El turismo es el motor que impulsa a la economía de Palaos, ya que representa alrededor del 85 por ciento de su producto interno bruto. Sin embargo, esta pequeña nación insular de Oceanía quiere recibir menos visitantes.

El archipiélago de Palaos posee alrededor de 250 islas de origen volcánico en la región de Micronesia, en el Océano Pacífico, a 650 kilómetros al norte de Papúa Nueva Guinea y a 890 km al este de las Filipinas. Solo una decena de sus islas se encuentra habitada, la mayor de todas es Babeldaob. Juntas conforman la República de Palaos (Beluu er a Belau, en palauano, o Republic of Palau, en inglés), uno de los países más recientes y menos poblados del mundo, con unos 24.000 habitantes. Se independizó de Estados Unidos en 1994, y anteriormente había estado ocupado por los imperios japonés, alemán y español.

Su capital es Ngerulmud y su ciudad más poblada es Koror.

Según datos de la Organización Mundial del Turismo, Palaos, un país que vive del turismo, recibió cerca de 86.000 turistas en 2012, 105 mil en 2013, 141 mil en 2014 y 162.000 en 2015.

Así, mientras hay quienes acogen con satisfacción el aumento en el turismo, la realidad es que la infraestructura hotelera y de servicios no puede hacerle frente al crecimiento. Por otra parte, los pobladores se han quejado de que el alto flujo de visitantes no solo ha saturado los sitios más populares, sino que también han dañado los arrecifes y molestado a la vida silvestre.

Algunos de los principales destinos turísticos del archipiélago, como el famoso lago Jellyfish y las paradisíacas playas de las Rock Islands (también llamadas Islas Chelbacheb) se han visto afectados por la ingente cantidad de visitantes.

Los desafíos para lograr un turismo sostenible son muchos y complejos. En consecuencia, el Gobierno de Palaos se ha visto obligado a tomar medidas para frenar la entrada masiva de turistas y alentar más bien al desarrollo de Palaos como un destino ecoturístico de gama alta.

En este sentido, el presidente de la República de Palaos, Tommy Remengesau, se mostró preocupado de que tal afluencia produzca un grave daño al ambiente a largo plazo y señaló que estaban apostando por la calidad en lugar de la cantidad para crear un destino de alto nivel.

En otras palabras, lo que se quiere es reducir el número de turistas y aumentar el gasto turístico.

Remengesau dijo que su gobierno trabajará conjuntamente con el Congreso Nacional de Palaos en 2017 para presentar un proyecto de ley que establezca directrices claras sobre tales aspectos. “Parte de la ley es aprobar solo desarrollos hoteleros de cinco estrellas… Un cinco estrellas también significa que el desarrollo hotelero invertirá también en su propio alcantarillado, generación de energía propia, proporcionar su propia fuente de agua y compartir la inversión de infraestructura con la comunidad”.

Ya en 2015 el gobierno de Palaos había intentado controlar la creciente marea de turistas chinos que estaban llegando a las islas reduciendo el número de vuelos chárter de China a la mitad.


Fuentes: Marianas Variety | Organización Mundial del Turismo | Fotos: Tan Yilmaz Moment Getty Images


Un país que vive del turismo y quiere recibir menos visitantes
Compartir