La Gran Sabana. Kavanayén. Salto Aponwao.   Parque Nac. Canaima. Salto Kamá. La Troncal 10. Salto La Llovizna. Tepuy Roraima.   Sta. Elena de Uairén. El Paují-El Abismo.  Caño Ajíes-Guariquén.  Quebrada Pacheco. Quebrada de Jaspe . El Salto Ángel.   Tobogan de la Selva.  Puerto Ayacucho.   Piedra de la Tortuga. Los Tepuyes. RUTAS DE SELVAS Mapa del Sitio. Rutas de Montaña. Rutas de Playas. Rutas de Selvas. Rutas del Llano. Mapas Viales.  Venezuela - Estados. Rutas Urbanas.  Sitios Históricos.   Portales Aliados.   Crónicas de Viajes. Publicidad.    Apoyo a Fundaciones.
Protege la Naturaleza
::: Publicidad ::: en publicidad Todos los meses, nuestro Directorio de Hoteles y Posadas recibe más de Planes Publicitarios

Colabora con la conservación de nuestros espacios  naturales  -  Evita los incendios de vegetación  -  No dejes tu basura en los lugares que visitas

Todo el material fotográfico aquí mostrado es propiedad de ExplorandoRutas.com o ha sido gentilmente cedido por sus autores para el uso en éste portal. Se prohíbe su uso sin el consentimiento expreso de ExplorandoRutas.com

 Para comentarios o preguntas escriba a: contacto@explorandorutas.com

WWW.EXPLORANDORUTAS.COM ® 2009-2014 Grupo Editorial Explora, C.A. Rif: J-40199621-3
También estamos en:  
Volver Arriba Página de Inicio
… en este lugar o en las cercanías
su hotel, posada, campamento casa vacacional o restaurante
PUBLIQUE CON NOSOTROS
Disponga de un espacio exclusivo con fotos y toda la información que usted quiera mostrar…
y sea parte de
EXPLORANDORUTAS.COM Planes Publicitarios Ver Hoteles, Posadas o Casas Vacacionales Guía de Viajes y Exploración Promovemos el conocimiento y la conservación de las bellezas naturales de Venezuela y su biodiversidad VENEZUELA Explorando
El Salto Ángel, la caída de agua más alta del planeta, con 979 metros de altura total y 807 de caída libre, es una de las más grandes maravillas naturales de Venezuela y el mundo.
La discusión acerca del verdadero nombre de la cascada, que a nuestro parecer resulta irrelevante, de seguro se mantendrá por mucho tiempo. Porque ni siquiera los pemones que acompañaron a los miembros de la expedición organizada en 1949 por la National Geographic Society admitieron saber cuál era. Simplemente la señalaron y dijeron Churún-merú, tanto a ella como a cada una de las otras cascadas que alimentan al río Churún, un tributario del río Carrao que corre en lo profundo del ahora llamado Cañón del Diablo. Tal expresión, “Churún-merú”, equivale a decir que estaban viendo “una caída de agua en el río Churún”. El río Churún sí era llamado así por ellos, y era conocido en su confluencia con el Carrao. Pero también es sabido, por testimonio de los primeros exploradores de la región, que los pemones procuraban mantenerse alejados de las montañas y de los grandes saltos de agua, por cuanto creían que eran las moradas de malignas deidades. Ahora bien, asegurar que nunca antes alguno de ellos se acercó a la gran cascada o se internó en la garganta por donde corre el río Churún es algo difícil de creer.
En la actualidad, se utiliza el topónimo Churún-merú para hacer referencia a otro gran salto que se desprende también desde la cima del Auyan-tepuy o Audan-tepü, pero que está situado a unos diez kilómetros al suroeste del Salto Ángel, al fondo del Cañón del Diablo. Por su parte, el termino Kerepacupai era usado por los indígenas para referirse a la porción del bloque montañoso más prominente del extremo norte del Auyan-tepuy. Dicho nombre quedó registrado en el mapa que los exploradores Juan M. Mundó F. y Féliz Cardona Puig comenzaron a hacer en 1929, y que fue dado a conocer al público por Alfredo Jhan y William H. Phelps en 1937.
Y en cuanto a quién fue su descubridor... Pues, preferimos no participar en la discusión. Hay evidencias de que la existencia de éste gran salto ya era conocida por algunos expedicionarios cuando Jimmy Angel lo vio por primera vez. Pero fue él quien divulgó ampliamente su existencia, quien la dio a conocer al mundo entero; y principalmente luego de quedar atascado con su avión en la cumbre del Auyantepuy. Lo importante es que la cascada más alta del mundo está en Venezuela, de ello debemos estar orgullosos, y es mundialmente conocida como Salto Ángel. Lo demás no tiene relevancia.
Una de las cosas que más llama la atención a quienes visitan el Salto Ángel por primera vez (en temporada de lluvias, desde luego) es la enorme cantidad de agua que se desprende desde lo alto de la meseta... ¿De dónde proviene tanta agua? La respuesta está en que el Auyantepuy es el más grande de todos los tepuyes. Tiene una superficie aproximada de 700 Km² y una altura máxima de 2.460 m.s.n.m. Su extremo más largo sigue una dirección noroeste-sureste y tiene unos cincuenta kilómetros de extensión, mientras que su punto más ancho es de unos 35 kilómetros. La superficie de éste colosal tepuy es similar al de la Isla de Margarita, sin contar con la parte correspondiente a la península de Macanao, que aporta 330 de los 1071 Km² que posee la isla. Con semejante extensión y en razón del elevado nivel pluviométrico que caracteriza a la región, no es de extrañar que su aplanada cima esté surcada por grandes ríos que se alimentan de las abundantes lluvias que caen frecuentemente sobre la vasta superficie del tepuy; los cuales discurren lentamente sobre la cima hasta que, finalmente, llegan al borde de la meseta y lanzan sus aguas al vacío.

¿Cómo llegar?  

 Por vía aérea hasta la Laguna de Canaima: Es la forma más usual y la que ofrecen casi todas las operadoras turísticas. El paseo parte desde más arriba de la Laguna de Canaima, en el puerto de Ucaima. Se navega río arriba por el Carrao hasta su confluencia con el Churún, el cual es remontado hasta el campamento Ratoncito. Luego se camina hasta el mirador Laime.

En avión hasta la comunidad de Kavac. Luego, por tierra hasta Kamarata y de allí navegando primero por el Akanán y luego río abajo por el Carrao hasta su confluencia con el Churún, el cual se remonta hasta llegar al campamento Ratoncito y se camina hasta el mirador Laime.

Desde El Manteco: El recorrido se hace en vehículos de doble tracción a través de una trocha bastante difícil hasta llegar a la comunidad de El Bocón. Desde allí navegando por el Caroní hasta determinado punto en que se inicia una caminata por tierra hasta Canaima.
En La Paragua se puede tomar un vuelo hacia la Laguna de Canaima. También es posible tomar una ruta terrestre, cruzando en chalanas el río Paragua para seguir una trocha extremadamente difícil que lleva a San Salvador de Paúl. En determinado punto se dejan los vehículos, se cruza un río en curiaras y se inicia una larga caminata hasta Canaima. La travesía requiere mucha preparación previa, vehículos adaptados especialmente para éste tipo de marchas y, desde luego, alguien que conozca muy bien la ruta a seguir.
Cada año, entre los meses de noviembre y marzo, cuando se presenta la temporada de sequía en el país, los ríos de la Guayana registran una considerable disminución en su caudal; basta con recordar los ciclos de altas y bajas del Orinoco. Pero la sequía que se vivió a comienzos de 2010 fue, sin duda, una de las más dramáticas que se recuerde en la región. Y el Salto Ángel no podía ser la excepción.
Ya en enero de ese año, mientras hacíamos uno de los trayectos hacia la cima del tepuy Roraima, conversamos con algunos guías turísticos que recientemente habían estado en la gran cascada, y nos comentaron la merma de sus aguas. De hecho, un turista australiano que nos estaba acompañando tenía pensado visitar el Salto Ángel al bajar del Roraima, pero todos le recomendaron que lo dejara para otro momento. Muchos tours fueron cancelados por la imposibilidad de navegar hasta las cercanías de la cascada, y los turistas tuvieron que conformarse con visitar los saltos del Carrao en la Laguna de Canaima, que si bien son espectaculares no se comparan con la majestuosidad del Salto Ángel.
Las fotos que mostramos hablan por sí solas: la de arriba, tomada durante la época de lluvias, muestra a la cascada en todo su esplendor. La fotografía de abajo, que estuvo circulando por la red social Twitter, fue tomada a principios del mes de marzo de 2010, cuando el agua que se precipitaba al vacío desde lo alto del Auyantepuy estaba siendo, literalmente, llevada por el viento. Este hecho, que por lo demás es absolutamente normal, no significa de ninguna manera la eventual desaparición de la gran cascada.
Con el inicio de la temporada lluviosa el Salto Ángel recupera todo su esplendor.
El Salto Ángel El Salto Ángel 
Parque Nacional Canaima
Estado Bolívar