Espacio Publicitario Cubíro. El Ávila. Cascada de Vino.   Barbacoas-Humocaro. Galipán. El Jarillo.   Laguna Victoria.   Laguna de Mucubají. Pico Bolívar. La Puerta.   Trujillo - Virgen de la Paz.  Lag. Los Cedros - Boconó. Apartaderos. Los Páramos. Pico El Águila. Colonia Tovar.   Cueva del Guácharo. Altos de Sucre.  P.N. El Guácharo.  Chorrerón de Caripe.  Chorrerón de Chuao. Jají.  Altamira de Cáceres. La Azulita. Santo Domingo. Velo de la Novia.  El Valle - La Culata.  Ruta de las Nieves.  San Rafael Mucuchíes. Sanare.
Publicidad:
Enlaces directos a Páginas Web de Hoteles y Posadas ubicados en este maravilloso rincón de Venezuela o muy cerca de él.
¿Quiere ver el nombre de su hotel o posada en este espacio con enlace directo a su página web? Consulte en Planes Publicitarios ¡Es muy económico!

Colabora con la conservación de nuestros espacios  naturales  -  Evita los incendios de vegetación  -  No dejes tu basura en los lugares que visitas

Todo el material fotográfico aquí mostrado es propiedad de ExplorandoRutas.com o ha sido gentilmente cedido por sus autores para el uso en éste portal. Se prohíbe su uso sin el consentimiento expreso de ExplorandoRutas.com

 Para comentarios o preguntas escriba a: contacto@explorandorutas.com

Protege la Naturaleza
También estamos en:  
Volver Arriba Página de Inicio
WWW.EXPLORANDORUTAS.COM ® 2009-2014 Grupo Editorial Explora, C.A. Rif: J-40199621-3
Guía de Viajes y Exploración ExplorandoRutas
Protege la Naturaleza
::: Publicidad ::: PUBLIQUE CON NOSOTROS
y sea parte de ExplorandoRutas.com
Planes Publicitarios
(No incluye IVA)
Planes Publicitarios Mapa del Sitio. Rutas de Montaña. Rutas de Playas. Rutas de Selvas. Rutas del Llano. Mapas Viales.  Venezuela - Estados. Rutas Urbanas.  Rutas Ecológicas.  Sitios Históricos.   Portales Aliados.   Crónicas de Viajes. Publicidad.    Apoyo a Fundaciones. VENEZUELA RUTAS DE MONTAÑAS
Nuestros diseñadores están a su disposición Escriba a: contacto@explorandorutas.com
¿Tiene un hotel, campamento, posada o restaurante?
¿Necesita una Página Web? Grupo Editorial Explora Cueva del Guácharo
Texto: Jesús Osilia /Fotos: Ana Victoria Sánchez y Jesús Osilia. Fotografía del Guácharo tomada de Wikipedia
Por su parte, los misioneros Capuchinos Franciscanos tuvieron conocimiento de su existencia poco tiempo después de haber emprendido la evangelización de la Provincia de Cumaná, en 1657, y es posible que algunos se hayan internado en ella. En 1794 fue visitada por el primer obispo de Santo Tomás de Guayana, Monseñor Francisco de Ybarra y Herrera, quien al parecer se internó unos 750 metros dentro de la cueva hasta llegar a un punto que se conoce actualmente como Paso del Silencio. Cinco años después, en 1799, la cueva es visitada también por el célebre explorador y científico alemán Alejandro de Humboldt, quien entra, en compañía de Aimé Bonpland, hasta una profundidad de 472 metros y hace la primera descripción científica del guácharo. Las anotaciones realizadas por Humboldt atraen la atención de muchos otros científicos y naturalistas, entre ellos Agustín Codazzi, Karl Moritz, Antón Goering y Ferdinand Bellermann, quienes la visitan y realizan exploraciones durante el Siglo XIX. En 1951, los miembros de la Sección de Espeleología de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, inician una larga y minuciosa serie de exploraciones en el interior de esta gran caverna, y llegan por primera vez al fondo de ella el 17 de abril de 1957. A partir del año 1967, la Sociedad Venezolana de Espeleología comienza el levantamiento topográfico de la caverna y realiza distintos estudios geológicos, arqueológicos y bioespeleológicos.
La Cueva del Guácharo tiene 10,2 kilómetros de desarrollo, aunque solo se permite el acceso del público hasta una distancia de 1.2 kilómetros (Zona turística) a través de un sendero pavimentado y con la compañía de un guía. Los nueve kilómetros restantes (Zona no turística) sólo pueden ser visitados por grupos especializados con propósitos científicos o educativos de alto nivel, y con la autorización del Instituto Nacional de Parques (Inparques); por consiguiente, no es una cueva que interese mucho a quienes practican la exploración de cavernas como actividad recreativa o deportiva (Espeleísmo). El motivo para tomar tal medida se debe, en principio, a la necesidad de preservar el hogar de la más grande colonia de guácharos del país, además de proteger los delicados y maravillosos espeleotemas de las partes más profundas de la cueva.
El recorrido turístico de la Cueva del Guácharo se inicia en la única entrada conocida de la misma, situada en la pared suroeste del Cerro de la Cueva, a 1065 metros sobre el nivel del mar. Es una boca amplia, de unos 23 metros de alto por 28 de ancho, de la cual surge un riachuelo de aguas cristalinas afluente de la quebrada Cerro Negro. Desde la entrada se extiende una gran galería conocida con el nombre de Salón de Humboldt o Salón de los Guácharos. De lo alto de esta galería, cuya bóveda está situada a unos cuarenta metros de altura en su parte central, penden enormes y espectaculares estalactitas; mientras que del suelo se alzan estalagmitas de extrañas y peculiares formas que semejan palmeras, animales o figuras religiosas. El recorrido se hace a través de un sendero especialmente diseñado y construido para ofrecerle el máximo de seguridad y comodidad al visitante, así como para proteger el interior de la caverna. La entrada a la cueva se hace en compañía de un guía autorizado por el Instituto Nacional de Parques (Inparques).
Poco después de empezar el recorrido por este sendero podrá notar, a ambos lados, la presencia de extensos brotes de plántulas de pálidos tallos, escasa altura y efímera existencia... Es el área de nidificación de los guácharos. A partir de aquí, el piso de la galería se encuentra cubierto con una alfombra de semillas que han sido regurgitadas por las aves luego de haber digerido la parte carnosa del fruto, las cuales caen al suelo y forman una capa de materia orgánica que sirve de alimento a otras especies animales que habitan en ella. Este material, conformado también por otros restos de procedencia animal y vegetal, es conocido como guano. Debido a la escasa luz que llega a esta parte de la cueva, las mencionadas plántulas no pueden continuar su normal desarrollo luego de la germinación, y mueren.
Más adelante se llega a una pequeña explanada en donde se exhibe una placa que marca el punto exacto que alcanzó Humboldt en 1799. Al frente verán una gigantesca estalagmita conocida como El Castillo. Muy cerca de este lugar podrán ver una curiosa estalagmita que semeja la clásica imagen de San Antonio. Poco después finaliza el Salón de Humboldt y se pasa, a través de un corto y estrecho pasadizo, a otro sector de la cueva que les parecerá completamente distinto al anterior... por lo silencioso. Hasta este punto, el bullicio de los guácharos es intenso, ensordecedor; pero una vez cruzado el Paso del Silencio el sonido cesa casi por completo y sólo se escucha el borboteo del riachuelo y el constante gotear desde lo alto de la galería. La presencia del guácharo dentro de la caverna, y su intolerancia a la luz, es la razón determinante por la cual no se han instalado sistemas de iluminación artificial a lo largo del recorrido turístico a través de la cueva.
El recorrido prosigue hasta llegar al denominado Cuarto de los Pechos, un salón en donde se observa una sorprendente y hermosa muestra de estalactitas que asumen a la perfección la forma de pechos femeninos.
Más allá del sector abierto al turismo se extiende un amplio sistema de galerías cuyo acceso está permitido únicamente a grupos especializados con fines de estudio.
Al norte del Estado Monagas, muy cerca de la población de Caripe, se encuentra una de las cavernas más grandes, famosas y visitadas del país: La Cueva del Guácharo.
Debe su nombre a la presencia de un ave de hábitos nocturnos y gregarios que se conoce localmente como guácharo (Steatornis caripensis); el cual anida y duerme en las áreas oscuras de algunas grandes cavernas del país o en el interior de profundas grietas, y únicamente sale de noche al exterior para alimentarse del fruto de ciertas palmas y árboles de las familias Palmae, Lauraceae y Burseraceae, el cual desprende al vuelo.
La cueva era conocida por los indios Chaimas desde mucho antes de la llegada de Colón, tal vez desde hace más de tres mil años, quienes cazaban y extraían la grasa de los polluelos del guácharo para obtener un aceite claro y ligero que usaban de diversas maneras.
Leer más sobre La Cueva del Guácharo: ¿Cómo llegar? /Servicios /Recomendaciones /
Así se ve la entrada de la cueva desde su interior
La Cueva del Guácharo
Parque Nacional El Guácharo 
Caripe - Estado Monagas