El camino de Carrizal, de Quitasoles al Carrizal

Compartir

CRÓNICAS DE VIAJES:

El Camino de Carrizal, de Quitasoles al Carrizal | Estado Mérida


Amanece en el páramo y poco a poco todo empieza a despertar, incluso nosotros. A pesar que el sol ya había salido, las montañas evitan que sus rayos calienten la zona y sigue haciendo frío. Me salgo de la carpa y empiezo a recoger, pues durante la noche, entre cuento y cuento nos dijeron que este segundo día de caminata sería bastante largo.

El camino de CarrizalMe acerco a la fogata y Alí ya tenía rato montando desayuno, así que me voy al río, me cepillo, y como un clavel vuelvo para mi primer café mañanero.

Ya sólo faltaba desayunar y ponerme los zapatos empapados para caminar, a lo que le estaba dando largas. Poco después del desayuno y definidas las expectativas del día, arrancamos nuestra caminata a eso de las 9:30 de la mañana, en mi opinión un poco tarde pero no era mal de morirse, al menos no al principio de la caminata.

El inicio del camino se parecía muchísimo a lo que habíamos visto el día anterior, solo que esta vez con un sol espléndido que permitía disfrutar más de los paisajes, pues su luz y calidez llenaban el lugar de vida. Seguíamos en el páramo pero poco a poco íbamos sintiendo como nuestro recorrido iba vertiginosamente en bajada.

De la misma forma en que cambiábamos de altura, también nuestro alrededor cambiaba de manera importante, ya los frailejones quedaban atrás, los árboles altos empiezan a tapar las montañas y los amplios espacios para caminar se han convertido en sinuosos y estrechos senderos copados de verde por todos lados. Lejos quedaba el páramo, pues nos íbamos adentrando más y más en el clima de un bosque nublado que nos daba la bienvenida por sus caminos complicados. El eterno acompañante, el río, que en la medida en que avanza toma fuerzas y cambia de nombre.

Camino de Carrizal
Dejamos atrás el páramo…

Ya varios puentes hemos pasado pero éste es el primero que nos sorprende de manera significativa pues era el primer puente colgante que la ruta nos regalaba. Justo después de atravesarlo, hicimos parada para almorzar, y el clima volvía a prepararnos su sorpresa, empezando a mostrar las primeras gotas de lo que sería otra tarde lluviosa (aunque menos recia que la anterior). Seguimos adelante después de la reconfortante parada que no sólo sirvió para alimentarnos sino para descansar, pero noté algo extraño al levantarme, y es que mis rodillas estaban “entumecidas”. No le presté mucha atención en ese momento pues suponía que me había “enfriado” mientras comía y que en la medida en que retomara el paso, el extraño “dolorcito” desaparecería.

Entrar en calor fue muy fácil porque lo que había sido un camino de constante bajada, cambió de pronto por una subida importante que nos llevó tiempo conquistar. Algo así como una hora después llegamos a la zona llamada el Castillo, en donde la subida terminaba, para seguir de nuevo, en constante bajada.

Así continuó el camino, pasando de una a otra curva, con muchas piedras sueltas, a veces muy estrecho, a veces sólo un poco menos, en algunas partes seco y en otras inundado de agua,  a veces evadiendo el río, otras veces cayendo justo en el medio de él, a veces haciendo equilibrio en una roca para atravesar otra quebrada, a veces evitando las piedras debido a lo resbalosas que estaban. El camino seguía poniendo trabas y nosotros seguíamos adelante, hacia abajo, con más calor que antes, y con más cansancio que el día anterior y justo cuando estaba quedándome sin aliento y me disponía a hacer otra parada de descanso, el camino se llenó de hormigas, y no de una especie cualquiera, era una de esas colonias que para hacer la cosa más interesante, si te pican te asegura un buen dolor y una gran hinchazón! Así que no había manera de parar sino todo lo contrario, había que empezar a correr para evitar este nuevo escollo del camino. La corrida duró como 15 minutos y arrebató con la poca energía que quedaba.

Mucuposada de Alí
Mucuposada de Alí

A pesar que el sol no se había ocultado, debido a lo alto de las montañas y lo tupido del bosque, la luz que penetraba era baja y eso jugaba en contra del ánimo y la energía, pero seguimos adelante, ahora con mucho más barro en el camino y con una velocidad de avanzada mucho menor, producto del esfuerzo ya realizado durante el día, lo pesado de los zapatos llenos de barro y aquél entumecimiento de rodillas que ya a esta hora no era sino un dolor constante.

En aquél sector del camino, me sentía como Atreyu en el pantano de la tristeza (de la Historia Interminable), sentía que si paraba no caminaría más y si seguía, en algún momento las piernas me fallarían y caería, pero entre lo uno y lo otro, seguir era la elección. El juego mental empezó de manera seria y ya sabía que, aunque físicamente estaba agotado, era mi mente la que terminaría la ruta, así que seguí. Callé la duda, callé el cansancio (o la parte de la mente que quería descansar) y seguí paso a paso hacia adelante… y justo en frente ocurrieron dos cosas:

La primera: Una quebrada de buena profundidad que decidí no evadir y atravesé de frente, hundiéndome hasta las rodillas. el frío de las aguas ayudaron a reducir el dolor y a limpiar el barro del calzado, permitiendo salir con solo un poco más de energía.

La segunda: Uno de los arrieros retornaba por el camino en su mula, ofreciendo “la cola”en aquél hermoso animal. La oferta era tentadora pero yo quería llegar a pie, así que le dije que siguiera por la senda, pues otros venían detrás de mí y tal vez alguno necesitase la ayuda más que yo.

Sabía que si el arriero venía de regreso era porque el punto de llegada estaba cerca y eso le dio a mi mente y a mi cuerpo un dopaje de ánimo que me permitiría seguir adelante. Unos treinta minutos después llegamos a la capilla del pueblo de Carrizal y luego de otros diez, estaba yo entrando a la mucuposada de Alí, cuya familia nos recibía con un mágico té de hierbas para relajar el cuerpo.

La ruta del segundo día había terminado, y pasó lo que suponía, al sentarme no me pude parar en un buen rato, las rodillas habían sufrido de esa constante bajada que no notabas mientras la caminabas pero que luego de un simple resumen del recorrido podías darte cuenta de lo duro que fue la pendiente. Ese día habíamos bajado desde Quitasoles (a unos 3400 msnm) hasta El Carrizal (a unos 1.500 msnm) en lo que fue un recorrido de unos 13 kilómetros y una bajada de unos 2.000 metros, equivalente a los que sería bajar dos veces nuestro Salto Angel. Era claro que las rodillas no estaban entumecidas, estaban notoriamente afectadas por el trayecto. A pesar del dolor, pudimos compartir una tremenda cena hecha por la esposa de Alí y unos muy buenos cuentos que cerraron con broche de oro la noche. Nos reímos de cada historia ocurrente, tomamos algunas fotos nocturnas y aprovechamos contemplar la tranquilidad del Carrizal.

En medio de la noche, mi mente se fue de nuevo al futuro de nuevo y se preguntaba como haría para caminar los restantes 30 kilómetros que faltaban, pero esta vez yo estaba mejor preparado para mi conversación privada. Luego de aquella primera preocupación durante la noche en el páramo y después de la batalla importante que tuve casi al final del camino hacia Carrizal, sabía que esto era sólo otra jugarreta más de mi mente y que mañana de seguro saldría airoso si lograba aquietar las preocupaciones y enfocarme en seguir adelante.


Texto: Arquímedes Machado | Fotos: Arquímedes Machado

El camino de Carrizal, de Quitasoles al Carrizal: Este texto fue publicado originalmente por Arquímedes Machado en su blog Historias, cuentos y un pelín más

Te invitamos a leer también la primera parte de este relato: El Camino de Carrizal (1), de Micarache a Quitasoles

El camino de Carrizal


Otros Relatos y Crónicas de Viajes:
La aventura de no llegar a la meta Arquímedes Machado
Con la lluvia en el Roraima Jesús Osilia
Un kilómetro de agua vertical Arquímedes Machado
El despertar de una montaña Al Barela
La Feria de las Pepitonas Eric Augusto Parra
No renunciaré Arquímedes Machado
¿Cuánto pesa tu morral? Arquímedes Machado
Hacer el bien sin mirar a quién Arquímedes Machado
El camino de Carrizal (1): De Micarache a Quitasoles Arquímedes Machado
El camino de Carrizal (2): De Quitasoles al Carrizal Arquímedes Machado

El camino de Carrizal, de Quitasoles al Carrizal
Compartir

Deja un comentario en: “El camino de Carrizal, de Quitasoles al Carrizal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.