El camino de Carrizal, de Micarache a Quitasoles

Compartir

CRÓNICAS DE VIAJES

El camino de Carrizal, de Micarache a Quitasoles | Estado Mérida, Venezuela


Se dice que nuestros indígenas de los Andes (mucuchíes, timoto-cuicas), usaban una ruta particular para hacer comercio con la región de los Altos Llanos de Barinas. Esta ruta milenaria, ahora es conocida como el Camino Real de Carrizal y se me ocurrió la “brillante idea” de ir una vez más hacia lo desconocido y hacer este recorrido.

El camino de CarrizalDesde que conocí que la ruta existía quise hacerla, y aunque invité a muchos de mis amigos y conocidos que asumía que les interesaba este tipo de actividad, no logré dar con ninguno, así que estaba a la deriva, a la espera que la gente de Akanan, consiguiera el quorum necesario. Tanto ellos como yo, tuvimos que cambiar la fecha unas 3 veces antes de lograr juntar a los caminantes. Fue así como finalmente, un grupo se conformó: Elena, Jesús, Leandro y mi persona, resultamos ser el grupo de desconocidos que recorrerían juntos el camino.

Para empezar la caminata primero debíamos llegar al punto de partida, lo que significó: conseguirnos en el aeropuerto de Maiquetía con nuestro Guía, volar desde acá hasta El vigía, hacer una parada logística en la ciudad de Mérida para recoger algunos de los equipos necesarios y finalmente llegar al poblado de Micarache. Aprovechamos este espacio de tiempo y recorrido para ir rompiendo el hielo entre los desconocidos y empezar a hacer grupo. Fue una muy buena idea ya que el recorrido ameritaba unos buenos cuentos.

A eso de medio día llegamos a Micarche, un pequeño caserío ubicado a unos 7 kilómetros del pueblito de Mucuchies, el lugar de donde partiría nuestra aventura. Al llegar allí, conocimos a quien sería nuestro baquiano, Alí, quien además de ser un súper conocedor de la zona y del camino, es un posadero, padre de familia, apicultor, agricultor y como diría nuestro guía, alcalde del pueblo y novio de la madrina. Almorzados y preparados los morrales, empezamos nuestra caminata por el páramo andino.

La ruta parecía bastante sencilla en principio, hermosa de vista, pues todo el páramo nos regalaba sus bellezas, además que en líneas generales, estábamos bajando (de 3650 a 3400 msnm) y no había grandes declives. Lo que más afectaba en este tramo era el frío y el tener que pasar los ríos en los que usualmente terminabas con una pierna u otra (o ambas) empapadas. Pese a ello, al empezar a caminar, la sensación térmica mejoraba pues el cuerpo entraba en calor y esto hacía más agradable el camino.

oxypogon-guerinii
El Chivito o Barbudito de los Páramos (Oxypogon guerinii), conspicuo habitante de los páramos de Mérida | Foto: Jesús Osilia

Dado que el grupo era algo heterogéneo en el ritmo de caminata, en esta primera parte del camino manejamos velocidades distintas, haciendo que en grandes espacios del camino tuviese la oportunidad de caminar a solas, permitiéndome no sólo espacios de contemplación plena de la belleza natural que tenía frente a mis ojos sino de contemplación interna, permitiendo hurgar en mis pensamientos y emociones… allí, en alguna parte existía la preocupación por el futuro, la única parte del camino que me generaba cierta preocupación, la caminata del último día, que desde que revisé el itinerario me parecía eterna, aún sin haberla recorrido.

La ruta cambió de repente, y no por las características de la misma, sino por el clima. Súbitamente, una neblina que luego se hizo lluvia, nos tapó y empezó, ahora sí, el frío parejo.

Al empezar la lluvia, la sensación térmica disminuyó, lo que hizo mella en el grupo. Los que iban más adelante apresuraron su paso para intentar llegar al refugio lo más rápido posible y así protegerse del clima, el resto hacía lo mismo, pero debido a la diferencia de velocidades, parecía que la distancia entre cada uno de nosotros era cada vez mayor. Yo me encontraba en el medio, a lo lejos, adelante, podía ver a Jesús y a Leandro cuando las montañas y la neblina lo permitían, y detrás, podía ver a Elena y a Félix (nuestro guía), a quienes iba esperando de vez en cuando para no dejarlos tan atrás. En el medio de vez en cuando me conseguía con Alí quien con una sonrisa siempre te decía, vamos a buen ritmo, no nos falta mucho. Esas palabras de aliento son medio peligrosas cuando vienen de un baquiano y no estás en las mejores condiciones físicas, pues eso de que falta menos, no significa que estás cerca y cuando el cuerpo está frío y algo cansado en la mitad de la montaña, la tendencia es a oír lo que quieres oír y no a escuchar lo que en realidad te han informado.

Camino de Carrizal
De Micarache a Quitasoles

Seguimos adelante y en algún momento la pendiente cambió significativamente y se hizo más inclinada, la bajada se hacía un poco más agresiva y el paisaje mucho más amplio. A lo lejos un par de ranchos llenaban de alegría la vista, eran los refugios andinos que invitaban a acelerar el paso para llegar a calentarnos y pasar la noche. Después de tres horas y media de recorrido por el páramo (unos 14 kms), los caminantes llegamos a nuestra primera parada, el lugar donde nos refugiaríamos. Una vez que nos quitamos los morrales, grabamos algunas palabras justo cuando recién llegábamos y otro al caer la noche, en donde cada uno intentó describir desde su propia experiencia lo que había sido esta primera etapa de nuestra aventura.

Después de cenar y frente al fuego, mi mente seguía pensando en el resto del camino, como siempre, preocupada por el futuro. Consciente de eso, me quedé en el momento, en ese justo instante frente al fuego oyendo el resto de historias que Felix y Alí nos contaban, oliendo el humo de la fogata y saboreando lo que me quedaba de chocolate caliente, y poco a poco la preocupación fue desapareciendo de la misma manera que el páramo se ocultaba en la noche… Así terminó el primer día, aunque no la aventura.


Texto: Arquímedes Machado | Fotos: Arquímedes Machado y Jesús Osilia

El camino de Carrizal, de Micarache a Quitasoles: Este texto fue publicado originalmente por Arquímedes Machado en su blog Historias, cuentos y un pelín más

Te invitamos a leer también: El Camino de Carrizal (2), de Quitasoles al Carrizal


Otros Relatos y Crónicas de Viajes:
La aventura de no llegar a la meta Arquímedes Machado
Con la lluvia en el Roraima Jesús Osilia
Un kilómetro de agua vertical Arquímedes Machado
El despertar de una montaña Al Barela
La Feria de las Pepitonas Eric Augusto Parra
No renunciaré Arquímedes Machado
¿Cuánto pesa tu morral? Arquímedes Machado
Hacer el bien sin mirar a quién Arquímedes Machado
El camino de Carrizal (1): De Micarache a Quitasoles Arquímedes Machado
El camino de Carrizal (2): De Quitasoles al Carrizal Arquímedes Machado
Las cascadas de La Fundación Yoser Linares

El camino de Carrizal, de Micarache a Quitasoles
Compartir

2 thoughts on “El camino de Carrizal, de Micarache a Quitasoles

Los comentarios están cerrados.