Manglares | El Ecosistema Manglar

Compartir

Los Manglares | El Ecosistema Manglar y su importancia.


manglar-la-playita-higuerote
Bahía de Carenero, Estado Miranda

Uno de los más hermosos paseos que podemos realizar cuando visitamos la Isla de Margarita, es el recorrido por las intrincadas redes de canales navegables de la Laguna de la Restinga (Parque Nacional Laguna de la Restinga).

Algunos de estos canales se presentan amplios y abiertos, otros son más estrechos a medida que nos internamos en el corazón de un bosque de características bastante peculiares; un lugar en donde los árboles hunden sus raíces en el agua para afianzarse firmemente en el lodo del fondo, pero que a su vez las hacen emerger a suficiente altura como para mantenerlas siempre por encima del nivel máximo de marea, expuestas al aire… Nos referimos al bosque manglar.

Manglares en La Restinga
Manglares en la Laguna de la Restinga

El término manglar es aplicado de manera genérica a un conjunto de árboles siempre verdes que crecen a lo largo de las costas tropicales de todo el mundo; los cuales se caracterizan por haberse adaptado a suelos húmedos expuestos a condiciones salinas, y con inundaciones periódicas asociadas con el ritmo de las mareas. Pero, contrario a lo que algunos puedan pensar, el manglar no necesita de la sal marina para sobrevivir; son plantas que han desarrollado una mayor tolerancia al agua salada que cualquier otra especie vegetal potencialmente competitiva.

Por lo general, los manglares se encuentran en el delta de los ríos hasta el punto máximo alcanzado por el agua salada; en bahías protegidas y a lo largo de costas poco profundas y de sotavento.

Manglares en la laguna
Manglares en la laguna de Tacarigua

El ecosistema manglar comprende no sólo a la totalidad de las especies de mangle presentes en un área determinada, sino también a la de otros tipos de plantas y especies animales asociados al mismo. Es un sistema completamente abierto al ritmo de las mareas, así como a las aguas que drenan los ríos; lo cual conlleva a una continua renovación de suelo y nutrientes.

Son muchas las personas que obtienen su alimento diario, y hasta un modesto ingreso económico, a partir de los recursos que ofrece el manglar. Sus raíces proveen protección para la cría de peces, ostras, camarones… Es el hábitat perfecto de una gran cantidad de peces pelágicos y litorales, moluscos, crustáceos, anélidos y equinodermos durante las primeras etapas de su desarrollo. De hecho, la mayor parte de la pesca comercial en todos los mares del mundo depende directamente de la existencia del manglar, y de su capacidad para producir nutrientes a partir de la descomposición de la materia orgánica que en ellos se origina. De lo cual podemos deducir la importancia extrema de tales ecosistemas.

Flamencos en la laguna de Unare
Flamencos en la laguna de Unare

Además, los manglares desempeñan una función clave en la protección de las costas contra la erosión; sus raíces actúan como trampas naturales que retienen los sedimentos en suspensión y promueven la ganancia de terreno hacia el mar; mejoran la calidad del agua en las costas al filtrar los contaminantes arrastrados por los ríos, permitiendo así el crecimiento y desarrollo de arrecifes coralinos y herbazales marinos; albergan y proveen áreas de anidaje a numerosas especies de aves, tanto residentes como migratorias; y, en razón de la formidable belleza escénica que los mismos ofrecen, promueven la realización de actividades turístico-recreativas que brindan beneficios económicos adicionales a las comunidades locales.

En Venezuela, los manglares cubren una extensión aproximada de 673.000 hectáreas, y se distribuyen de manera discontinua a lo largo de la costa con algunos pequeños parches en la región insular, específicamente en la Laguna de La Restinga, archipiélago de Los Roques, en la isla de Coche, en La Tortuga, La Blanquilla, Los Testigos…

La más importante extensión de manglares en el país (aproximadamente el 70% del total) corresponde a las áreas del delta del Orinoco, llanuras cenagosas del Golfo de Paria (sistema deltáico Turuépano-Guariquén) y desembocadura del río San Juan (Estado Monagas). Hacia el occidente hay pequeñas áreas de manglar en el Golfo de Venezuela y en las riberas del Lago de Maracaibo, en la Ciénaga de Los Olivitos y en el Parque Nacional Morrocoy. En la región Central, en la costa del Parque Nacional San Esteban, en la Ciénaga de Ocumare, en los canales de Higuerote y en la bahía de Carenero, en los canales de Río Chico, en la Laguna de Tacarigua, en la Laguna de Unare y en la Laguna de Píritu, así como en algunos sectores del Parque Nacional Mochima.


Texto y Fotos: Jesús Osilia


Artículos relacionados:

Humedales de Venezuela El Flamenco del Caribe
Lagunas y albuferas de Venezuela

 

Los Manglares y su importancia
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *