Humedales de Venezuela

Compartir

Humedales de Venezuela | Definición e importancia de los humedales

Imagen de un canal en la Laguna de La Restinga
Canal en la Laguna de La Restinga, Isla de Margarita

Cuando viajamos por los llanos venezolanos es imposible dejar de admirar la belleza de uno de los ecosistemas que más ampliamente han caracterizado a esta vasta región: los morichales, una formación típica del llano en donde la palma moriche crece asociada con otras plantas en un ambiente muy húmedo sobre terrenos que casi siempre están anegados, los esteros.

Además, si hacemos el viaje durante la época de lluvias no saldremos del asombro al contemplar los espacios infinitos de la sabana cubiertos de agua hasta donde alcance la mirada.

La misma sensación nos embarga cuando navegamos lentamente por los canales de la Laguna de la Restinga y nos deleitamos con el intenso verdor de sus espejos de agua, o cuando recorremos algunos de los innumerables brazos o caños que forma el Orinoco al final de su recorrido, cuando el gran río se abre sobre el inmenso abanico de su delta… O cuando nos sentamos sobre las blancas arenas de algunas de las playas del Parque Nacional Morrocoy o del Archipiélago de Los Roques y nos maravillamos ante los increíbles tonos azul-turquesa de sus aguas.

Cada uno de estos ambientes, que desde un punto de vista paisajístico difieren bastante entre sí, tienen algo en común: Son humedales.

Los humedales han sido definidos como “extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

imagen-humedal-playa-cepe
La definición de humedal incluye extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros

De acuerdo a la definición, se incluyen entonces dentro del término a toda una amplia variedad de espacios geográficos: lagos, lagunas y ríos, esteros y morichales, playas y arrecifes coralinos, manglares, embalses, arrozales…

El término humedal se instauró en el año 1971 cuando un grupo de países reunidos en la ciudad iraní de Ramsar firmó un tratado intergubernamental cuya intención y principal objetivo era la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales, con la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible a nivel mundial.

El tratado en cuestión fue producto del trabajo que se llevó a cabo durante la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, conocida en forma abreviada como Convenio de Ramsar, y se firmó el 2 de febrero de 1971. En consecuencia, se tomó tal fecha, el 2 de febrero, para celebrar anualmente el Día Mundial de los Humedales.

La importancia de los humedales se mide en la cantidad de beneficios que le brindan al hombre: son fuente de abastecimiento de agua para el consumo humano, permiten la comunicación y el transporte; protegen de inundaciones; son necesarios para el cultivo de plantas de gran valor alimenticio como el arroz, rubro indispensable en la dieta diaria de millones de personas; y contribuyen a la conservación de innumerables especies animales y vegetales.

En el caso de los manglares, por ejemplo, son miles las personas que obtienen su alimento diario y hasta un modesto ingreso económico producto de los recursos que les ofrece el manglar, además de materiales de construcción y combustible. Las raíces del manglar también proveen protección para la cría de peces, ostras, camarones… quienes toman su alimento de las aguas ricas en nutrientes. Además, la incomparable belleza escénica de los ecosistemas de manglar favorecen la actividad turística y brinda beneficios económicos a las comunidades locales.


Humedales de Venezuela:

En Venezuela, la mayor extensión de humedales está presente en la región de los llanos, precisamente en la zona de los esteros. El segundo mayor humedal del país corresponde al delta del río Orinoco. Otros humedales importantes son la Laguna de la Restinga, en el estado Nueva Esparta, la Ciénaga de los Olivitos, en el estado Zulia, el Sistema Deltáico Turuépano-Guariquén, las lagunas costeras de Píritu, Unare y Tacarigua, los manglares y zonas litorales del Parque Nacional Morrocoy, Mochima y el Archipiélago de los Roques o las innumerables lagunas de la región andina (Mucubají, Victoria, Negra, Los Cedros, etc), entre muchos otros.


Texto y Fotos: Jesús Osilia


Artículos relacionados con Humedales de Venezuela:

Los Manglares Ruta de los Llanos
Río Cinaruco Río Capanaparo Caño Ajíes
Laguna Victoria Laguna de Mucubají Laguna Los Cedros
Laguna de Unare Laguna de Tacarigua Ciénaga de Ocumare
Laguna de La Restinga

Humedales de Venezuela
Río Cinaruco | Foto: Jesús Osilia
Río Cinaruco | Foto: Jesús Osilia
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *