El invierno se acerca

Compartir

El invierno se acerca… Algunos comentarios sobre la época más fría del año


El invierno se acerca…

Una frase emblemática para los seguidores de la saga Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin llevada a la televisión con el título de Juegos de Tronos (Games of Thrones). Pero tranquilos, que no pretendo adelantarles nada de la próxima temporada de esa exitosa serie.

Solo voy a hablar un poco del invierno, porque el otoño ya se hizo presente en tierras australes y por ello sabemos que el invierno se acerca.

Ya pronto llegarán los días en donde los cielos son grises y la nieve y el frío toman el rol protagónico, en donde la gente sale envuelta en trapos a la calle y hay una monocromía en el vestir (todos de negro). Es la época cuando nadie pone reparos en irse a la cama con dos a la vez… dos pijamas, dos suéteres, dos frazadas, dos pares de calcetines.

El invierno, como todos sabemos, es la época más fría del año. Comienza con el solsticio de invierno, el cual ocurre alrededor del 21 de junio en el hemisferio sur o austral y el 22 de diciembre en el hemisferio norte o boreal. Termina con el equinoccio de primavera, alrededor del 21 de septiembre en el hemisferio sur y el 21 de marzo en el hemisferio norte.

Y así como el otoño es un momento de cambios en el ciclo natural, en donde las hojas se tiñen de colores ocres y carmines antes de caer de los árboles, el invierno es la pausa en ese ciclo natural. Un momento de cierre y descanso en la naturaleza.

En un artículo que escribí algún tiempo atrás, referido precisamente a la magia y colorido del otoño, abordamos de manera superficial la visión descriptiva lograda por el célebre compositor veneciano Antonio Vivaldi (1678 – 1741) cuando compuso los conciertos para violín y orquesta contenidos bajo el título de «Le quattro stagioni» (Las cuatro estaciones).

En el primer movimiento de L’Inverno (El invierno), uno de los mencionados conciertos, el acelerado y constante ritmo del violín simboliza la llegada de las grandes tormentas invernales. Poco a poco la ansiedad del momento se transforma en estresante angustia conforme la intensidad de la melodía va en aumento y con ella la fuerza de la tormenta. Ciertamente, es un momento de ansiedad para quien lo vive, que Vivaldi magníficamente logra transmitir a todo el que la escucha.

El segundo movimiento se presenta más lento, sosegado. La tormenta ha pasado. El paisaje ha quedado cubierto de un espeso manto blanco y la calma invernal se hace presente en la naturaleza y en los corazones, invitando incluso a una serena contemplación. En el tercer y último movimiento la melodía pareciera transmitir la satisfacción de saber que superamos tan dura prueba y la energía necesaria para seguir adelante mientras esperamos el pronto despertar de la naturaleza.

Para quienes vivimos en las áreas urbanas de las zonas templadas del planeta, la llegada del invierno se traduce en gastos adicionales de calefacción, agua caliente y electricidad; en la necesidad de forrarnos con todo lo que tengamos al salir de casa y la molestia de tener que quitarnos todo lo que llevamos encima al llegar a nuestros lugares de trabajo o estudio: guantes, bufandas, orejeras, sombreros, chaquetas, sobretodos, guardavientos… Para más tarde tener que iniciar todo el proceso de nuevo pero a la inversa. Bueno, tal vez exageramos un poco, aunque nadie negará que es bastante molesto.

En el invierno disfrutamos el placer de sentarnos a disfrutar una buena copa de vino o un chocolate caliente bien espeso (no esas agüitas oscuras que venden por allí). Es cuando se abren las pistas de esquí y muchos decidimos disfrutar al máximo la emoción de los deportes de invierno, incluidos resbalones y caídas de nalgas tan solo pisar la nieve.

En lo personal, lamento que en las grandes ciudades del sur de la América del Sur, como Santiago y Buenos Aires, no caiga nieve con la misma frecuencia y cantidad como suele nevar en las ciudades del extremo norte del continente, Chicago, Nueva York y Ontario, por solo nombrar algunas.

Sí, el invierno es una época que me gusta y disfruto al máximo, ya que por lo general no me llevo muy bien con el calor.


El invierno se acerca | Texto y fotos: Jesús Osilia | ExplorandoRutas.com


El invierno se acerca…