Flamenco del Caribe

Compartir

Flamenco del Caribe | Conociendo la Biodiversidad de Suramérica |


Flamenco del Caribe
Flamenco del Caribe (Phoenicopterus ruber)

El flamenco del Caribe (Phoenicopterus ruber) es, sin duda alguna, una de las más hermosas y elegantes aves presentes en el Caribe y extremo norte de Suramérica.

Desde lejos, al flamenco del Caribe o togogo, como también se le conoce en Venezuela, se le identifica fácilmente por su forma y color característico: cuellos y patas muy largas y delgadas, con un pico corto y grueso, perfectamente adaptado para hurgar en el barro, con una pronunciada curvatura hacia abajo desde su parte central.

Su color puede variar de una localidad a otra –desde rosa pálido o salmón con matices naranjas, hasta un brillante escarlata– dependiendo del contenido de carotenoides presentes en los crustáceos que consuma. Las plumas de vuelo o rémiges son negras.

El apelativo de “togogo” dado en algunas localidades de Venezuela surge por simple onomatopeya del peculiar graznido que emite.

Miden entre 120 y 140 centímetros de altura, con una envergadura de alas que varía entre 140 y 165 cm. El macho adulto puede pesar hasta 3 Kg, mientras que la hembra es más pequeña y menos pesada.

Forman grandes colonias –algunas con decenas de miles de ejemplares– en lagunas de aguas salobres y escasa profundidad. Se alimentan de moluscos, crustáceos, insectos acuáticos y algas.

Flamencos en la Laguna de Tacarigua, Estado Anzoátegui
Flamencos del caribe en la Laguna de Tacarigua, Estado Anzoátegui, Venezuela.

El flamenco del Caribe se distribuye localmente en las Bahamas, Cuba y Bonaire, en la Península de Yucatán, en la Guajira colombiana y en Venezuela. Con algunas pequeñas poblaciones en Guyana, Surinam, la Guayana Francesa y en el Parque Nacional do Cabo Orange, al norte del Estado de Macapá, en el extremo septentrional de la costa brasileña.

En Venezuela podemos observarlos en algunos de los humedales presentes a lo largo de la línea costera, principalmente en el Refugio de Fauna Silvestre y Reserva de Pesca Ciénaga de los Olivitos, ubicado en la costa nororiental del Lago de Maracaibo, en el Estado Zulia. Aquí se concentra alrededor del 80% de la población residente en el país, más de 73 mil flamencos según cifras arrojadas en febrero de 2010 por el Censo Neotropical de Aves Acuáticas (CNAA). En la actualidad, la Ciénaga de los Olivitos es uno de los principales sitios de alimentación y reproducción del flamenco en toda la región del Caribe.

También podemos verlos en el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare (cerca de Chichiriviche, en el Estado Falcón), en la laguna Boca de Caño (Península de Paraguaná, también en el Estado Falcón), en la Laguna de Unare y en la Laguna de Píritu (Estado Anzoátegui), en la Laguna de Tacarigua (Estado Miranda), y en menor medida en la laguna de Chacopata (Estado Sucre), en la Laguna de la Restinga (Isla de Margarita, Estado Nueva Esparta) y en el archipiélago Los Roques.

Como dato interesante, cabe señalar que a partir de los datos generados por el CNAA de febrero de 2013, se pudo comprobar que la población de flamencos de la laguna de Píritu se había duplicado con respecto a años anteriores, registrándose alrededor de 10 mil ejemplares.

Flamencos en la laguna de
Flamencos del Caribe en la laguna Boca de Caño, península de Paraguaná. Estado Falcón, Venezuela.

Los flamencos construyen sus nidos con barro, en áreas abiertas y extensas, sobre terrenos ligeramente sumergidos que garanticen la seguridad de la colonia ante el ataque de potenciales depredadores terrestres. La hembra generalmente pone un solo huevo (entre mayo y agosto) y la pareja se turna para cuidarlo hasta que eclosiona, lo cual ocurre unos 30 días después.

Los flamencos son muy sensibles a cualquier alteración en el ambiente, incluyendo el ruido y el paso de aeronaves ligeras sobre sus colonias.

Dado su tamaño, el flamenco del Caribe requiere de una corta carrera para poder levantar el vuelo, el cual hacen con el cuello y las patas totalmente extendidas.

Otras tres especies de flamencos viven en el continente suramericano: El flamenco austral o flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis), de un característico color rosa pálido, casi blanco, habita en el centro de Perú, Ecuador, Sur de Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina, Uruguay y todo Chile hasta la Tierra del Fuego; el flamenco andino (Phoenicoparrus andinus), que se diferencia del flamenco austral y del flamenco del Caribe principalmente por sus tarsos y piernas amarillas. Habita en el altiplano andino, en Bolivia, sur de Perú, norte de Chile y noroeste de Argentina; y por último, el flamenco de James o flamenco andino chico (Phoenicoparrus jamesi), bastante raro y de distribución limitada en el altiplano.

Flamenco austral o flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis)
Flamenco austral o flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis)

Texto y fotos: Jesús Osilia


Flamenco del Caribe
Compartir