Fauna de los Llanos de Venezuela

Compartir

Una mirada a la fauna de los Llanos de Venezuela:


Chigüire o capibara
Chigüire o capibara

A nivel paisajístico, la belleza de los llanos venezolanos es innegable. Tierra vasta y hermosa, llena de contrastes, que nos muestra distintos rostros dependiendo de la época del año en que la visitemos; ya sea con la vista infinita de la llanura inundada en la temporada de lluvias o con la extensa sabana cubierta de pajonales durante la sequía.

Sin embargo, para poder observar la maravillosa diversidad de la fauna del Llano hay que ir a alguno de los grandes hatos en donde la cacería ha estado prohibida desde hace muchos años, y en donde los animales, por consiguiente, no sienten temor alguno ante la presencia humana y se reproducen a su entera libertad; a tal punto que estos lugares se muestran hoy al mundo como auténticos refugios de fauna silvestre. Entre ellos, por nombrar algunos, están los hatos El Cedral, El Frío y Piñero.

Nutria o perro de agua
Nutria o perro de agua

Uno de los animales más comunes y fáciles de ver en cualquiera de los hatos mencionados –fuera de ellos es prácticamente imposible observarlos en estado natural– es el chigüire, capibara o carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris), el roedor viviente más grande del mundo. Es un animal vegetariano, de hábitos terrestres y semiacuáticos, diurno y nocturno, que se agrupa en manadas numerosas para alimentarse en los pastizales cercanos al agua, elemento al cual vive siempre asociado. El chigüire se caracteriza por tener una cabeza ancha con rostro largo y muy elevado, de forma ligeramente cuadrada, y como todo animal que lleva un estilo de vida parcialmente acuático, tiene la nariz, los ojos y orejas en la parte superior de la cabeza.

Araguato
Araguato

Asoleándose en la orilla de los caños y lagunas, podrá ver también uno que otro cocodrilo o caimán del Orinoco (Crocodylus intermedius) una especie en peligro crítico de extinción), así como numerosas babas o babos (Caiman crocodilus), un poco más pequeños. Tenga cuidado con el primero –especialmente en temporada de celo, cuando las hembras cuidan a sus huevos o crías– y no se acerque a menos de tres metros de la orilla, ya que acechan a sus presas ocultándose bajo el agua. Los machos del caimán del Orinoco son muy territorialistas.

Si tiene suerte podrá ver alguna anaconda, una de las culebras más grandes y pesadas del mundo. La más grande que se haya medido (con datos plenamente comprobables) alcanzó una longitud de nueve metros; aunque lo usual es encontrar ejemplares entre dos y seis metros de largo

Anaconda
Anaconda

Dos especies de monos habitan en los Llanos de Venezuela: el araguato o aullador (Alouatta seniculus) y el mono capuchino común (Cebus olivaceus).

Los primeros están provistos de un largo y relativamente suave pelaje pardo rojizo, con largas y fuertes colas prensiles y gargantas abultadas, y se mueven lentamente sobre el dosel de los bosques de galería. Su alimentación está basada principalmente de hojas y frutas. Son comunes y fáciles de ver en muchos sitios, aunque lo más seguro es que solo los escuche en la distancia. Los machos emiten un fuerte aullido que consiste de un alto y sonoro ronquido que disminuye progresivamente hacia un tono más grave, manteniéndolo así por largo tiempo, en forma sostenida.

Cocodrilo del Orinoco
Cocodrilo del Orinoco

Los monos capuchinos, por su parte, son más pequeños y ágiles que los araguatos, y son los de mayor distribución en nuestro país: Son animales generalistas en su dieta, es decir, pueden consumir todo lo que su hábitat les proporcione.

En los ríos y caños de los Llanos están presentes la tonina del Orinoco o delfín de río (Inia geoffrensis), la nutria (Pteronura brasiliensis) y el manatí (Trichechus manatus), éstas dos últimas son muy difíciles de observar ya que sus poblaciones se encuentran muy reducidas.

El venado caramerudo (Odocoileus virginianus) y un pariente más pequeño, el venado matacán rojizo (Mazama americana), habitan en la sabana arbolada y bosques de galería. Son comunes y fáciles de ver en estos hatos.

Durante la noche, dos astutos depredadores recorren la sabana en busca de alimento: el zorro (Cerdocyon thous) y la onza o gato montés (Herpailurus yagouaroundi), mientras que en los bosques de galería acechan el cunaguaro (Leopardus pardalis) y el jaguar (Panthera onca). El otro gran felino del país, el puma (Puma concolor), puede cazar entre uno y otro, ya que es una especie de hábitats abiertos y boscosos.

Osito melero
Osito melero

Uno de los animales más peculiares que podemos observar en aquellas sabanas donde abundan los termiteros y hormigueros es precisamente el llamado oso palmero u hormiguero (Myrmecophaga tridactyla). Es un animal terrestre que se alimenta de hormigas y termitas que atrapa con su larga y pegajosa lengua después de haber destruido sus nidos con las garras. Además, puede romper los huevos de algunos animales (por ejemplo, babas y caimanes) y absorber luego su contenido.

Una especie que se alimenta de manera similar al Oso palmero, es el también llamado Osito melero (Tamandua tetradactyla). El osito melero o mielero es de hábitos terrestres y arbóreos, y su dieta está basada en insectos. Cabe señalar que estas dos especies, aunque parecen inofensivas, pueden causar graves daños con sus poderosas garras; sin embargo, únicamente las usan cuando se sienten amenazadas o se les intenta atrapar.

Mato de Agua
Mato de Agua

Otro consumado devorador de huevos es el denominado Mato de agua o Mato pollero (Tupinambis teguixin nigropunctatus). Es uno de los lagartos terrestres más grandes y corpulentos del país. De hábitos diurnos y terrestres ‒aunque puede nadar muy bien y es un hábil trepado‒, solitario y territorial. Usualmente se les ve caminando a lo largo de caminos y senderos en sabanas abiertas y pastizales, y siempre cerca del agua

Pero en donde el Llano realmente se luce es en la riqueza de su avifauna. Más de 350 especies de aves, entre residentes y migratorias, interactúan en los distintos ecosistemas que se forman en la vastedad de esta gran región del país (ver Aves del Llano). La diversidad en cuanto a formas, colores y tamaños es verdaderamente increíble:

Aves del llano 9wAsí, hay estilizadas garzas de níveo plumaje en contraste con el escarlata de las corocoras; garzas rosadas con picos en forma de paletas que escrutan el agua moviendo la cabeza de un lado al otro; grandes cigüeñas y gabanes, y entre ellos el más alto de todos, el garzón soldado (Jabiru mycteria), una de las aves más grandes del mundo (entre 1.30 y 1.50 metros de altura).

Hay grandes rapaces como el águila negra (Buteo urubitinga) y otras más pequeñas como el gavilán Pita Venado (Heterospizias meridionalis), el gavilán Colorado (Busarellus nigricollis) y el Caricare Sabanero (Milvago chimachima), por solo nombrar algunos. También están los Mochuelos de Hoyo (Speotyto cunicularia), una pequeña ave de presa que construye sus nidos bajo el suelo, así como grandes, coloridas y bulliciosas guacamayas, loros, pericos y guacharacas.

En los Llanos es posible observar grandes bandadas de miles de patos de diversas especies que se reúnen en los ríos, caños y ciénagas, y que se desplazan nadando sobre la superficie en grupos compactos. Por su parte, y a diferencia de los patos, la Cotúa Agujita (Anhinga anhinga) nada sumergida asomando únicamente la cabeza y el cuello, y busca su alimento buceando en el fondo de los ríos. Cuando sale del agua se les ve posadas sobre el terreno con las alas extendidas para que se les sequen las plumas.

Hay muchísimas otras aves pequeñas que viven asociadas a los cuerpos de agua de la región llanera que se nos hace imposible poder señalar ahora. Sin duda, la mejor época para ver aves en el Llano es el verano, cuando el nivel de los ríos y caños disminuye y la sabana queda al descubierto dejando a los peces atrapados en pequeños cuerpos de agua; lo cual atrae a una gran diversidad de aves. En la época de lluvias el paisaje cambia, se inunda la mayor parte de la sabana y las aves se dispersan, siendo más difícil observarlas.

Texto y fotos: Jesús Osilia


Fauna de los Llanos de Venezuela
Compartir