Cocodrilo del Orinoco

Compartir

Cocodrilo del Orinoco | Conociendo la Biodiversidad de Suramérica


El Cocodrilo del Orinoco es un animal grande y corpulento, puede medir más de 4 metros de largo.
El Cocodrilo del Orinoco es un animal grande y corpulento, puede medir más de 4 metros de largo.

El Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius) es una especie endémica de la hoya hidrográfica del río Orinoco, la cual abarca tres cuartas partes del territorio de Venezuela y casi un tercio del de Colombia. Y precisamente por eso es uno de los cocodrilos con menor área de distribución a nivel mundial; con el agravante de que actualmente ocupa una mínima fracción de su área de distribución original.

El cocodrilo del Orinoco o caimán del Orinoco, como frecuentemente se le denomina,  es una de las especies de cocodrilos más grandes del mundo. Registros históricos señalan ejemplares de hasta 6,50 metros de longitud total, pero en general los que podemos ver asoleándose a lo largo de algunos ríos de los estados Apure, Cojedes y Guárico (en el río Manapire) no sobrepasan los cuatro metros.

Es también uno de los cocodrilos más amenazados del continente –en Colombia está casi extinto y en Venezuela se estima que no hay más de 1.500 ejemplares en estado silvestre–, y está clasificado como especie en peligro crítico de extinción por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES). De igual manera, en el Libro Rojo de la Fauna de Venezuela, editado por la Fundación Provita (Caracas, 2008), aparece catalogada “En Peligro Crítico”. Además, su captura y comercio fue prohibida en Venezuela según Decreto Presidencial Nº 1.485 de fecha 11 de septiembre de 1996.

En los siglos anteriores, el caimán del Orinoco era muy abundante en los ríos Casanare, Guayabero y Vichada, en Colombia, así como en el Arauca y el Meta, que nacen en este país y prolongan su curso hacia los llanos venezolanos. En Venezuela, era bastante común en los ríos Apure, Portuguesa y hasta en el mismo Orinoco; de los cuales prácticamente ha desaparecido.

cola-cocodrilo
Las escamas dorsales en el cocodrilo del Orinoco están profusamente carenadas y sobresalen a manera de espinas.

En la actualidad, las mayores poblaciones del caimán del Orinoco sobreviven en los ríos Capanaparo (en el estado Apure), Cojedes y Sarare (Estado Cojedes), y en el río Manapire del estado Guárico. En los caños Guaritico, Matiyure y otros más dentro de los hatos El Cedral y El Frío (también en el estado Apure), las poblaciones existentes provienen de los programas de cría y reintroducción de la especie que se han llevado a cabo desde 1990. El problema está en que todas las poblaciones señaladas se encuentran aisladas y no se comunican entre sí.

En el mundo, el orden de los Crocodylia está representado por tres familias: Alligatoridae, Crocodylidae y Gavialidae, las cuales incluyen un total de 23 especies. Once de ellas están presentes en el continente americano, principalmente en Suramérica, en donde habitan siete especies.

cocodrilo-o-caiman-del-orinocoEn Venezuela hay cinco especies de crocodilios, dos de ellos pertenecientes a la familia Crocodylidae: el cocodrilo o caimán del Orinoco (Crocodylus intermedius) y el cocodrilo o caimán de la costa (Crocodylus acutus). Las otras tres pertenecen a la familia Alligatoridae: el babo negro (Paleosuchus trigonatus), el babo morichalero (Paleosuchus palpebrosus) y la baba, babo o caimán de anteojos (Caiman crocodilus). Hay algunas pocas evidencias de que otra especie, Melanosuchus niger –de la familia Alligatoridae–, pudiera estar presente al sur del Estado Amazonas, pero hasta el momento no ha sido debidamente comprobado.

Por consiguiente, y a nivel mundial, sólo Brasil y Colombia superan a Venezuela en cuanto al número de especies de crocodilios, ya que ambos países tienen seis.

Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius) |Foto: Jesús Osilia
Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius)

Ahora bien, antes de continuar queremos señalar que el uso del término caimán o cocodrilo para referirnos a la especie que nos ocupa puede ser, hasta cierto punto, completamente válido. La mayor parte de los biólogos y demás investigadores prefieren usar el término cocodrilo, en razón de que el caimán del Orinoco es precisamente eso, un verdadero cocodrilo; asimismo ocurre con el caimán de la costa, que también es otro verdadero cocodrilo.

Por otro lado, y atendiendo a razones de identidad cultural, hay otros investigadores que insisten en el uso del término “caimán”. Al parecer, ese era el nombre que le daban los aborígenes de algunas islas caribeñas al gran reptil que ahora conocemos como Crocodylus acutus, es decir, al cocodrilo o caimán de la costa, y por extensión pasó también a identificar al otro gran reptil que ocupaba las tierras del interior de Venezuela y Colombia: el cocodrilo o caimán del Orinoco. Por su parte, es innegable que desde tiempos muy lejanos, en la toponimia de muchos lugares ubicados dentro del área de distribución de estas dos especies se ha usado el término Caimán.

Igual ocurre con el hablar popular y en las expresiones musicales de nuestros pueblos. No olvidemos, por ejemplo, la famosa canción del maestro Simón Díaz, “Mercedes”, que en clara alusión al tamaño del cocodrilo del Orinoco dice: “allá hay un caimán cebao que mide más de una cuadra, con más cachos que un venado y más dientes que veinte babas”.

La confusión surge cuando, en 1825, un género de la familia Alligatoridae fue nombrado precisamente con el término “Caimán”. Sin embargo, las especies incluidas en este nuevo género –y entre ellas se incluye a la baba o babo– no eran conocidas por los pobladores autóctonos de las islas caribeñas. A partir de este momento se podía hablar entonces  –a nivel académico, claro está– de los auténticos caimanes y los verdaderos cocodrilos; pero el uso del término caimán para referirse al cocodrilo de la costa y al cocodrilo del Orinoco ya estaba arraigado en la población.


Características:
Cocodrilo del Orinoco
Cocodrilo del Orinoco

El cocodrilo del Orinoco es un animal grande y robusto, que se caracteriza por tener un cuerpo alargado y recubierto por gruesas escamas óseas que forman una especie de coraza, con una cola larga, musculosa y algo gruesa en la base que se comprime lateralmente hacia el extremo final.

Poseen dos pares de patas. Las delanteras, más cortas, tienen cinco dedos. Las patas posteriores son más largas y robustas, y tienen cuatro dedos con membranas interdigitales que favorecen su desplazamiento en el agua.

El cocodrilo del Orinoco tiene un hocico largo y estrecho cuyas mandíbulas están armadas con numerosos dientes cónicos que encajan en alvéolos.

cocodrilo-mostrar-dientes
Cocodrilo del Orinoco. El hocico es largo y delgado.

Una característica que permite distinguir rápidamente a los cocodrilos de las babas y otros miembros de la familia Alligatoridae, es que cuando los primeros cierran la boca se mantiene visible el cuarto diente de la mandíbula inferior (ver imagen adyacente). En cambio, cuando la baba tiene cerrada la boca únicamente quedan visibles los dientes de la mandíbula superior, como podemos observar en la foto de más abajo.

La flecha señala otro rasgo que nos ayuda a distinguir ambas especies. Las babas presentan un característico borde transversal que se extiende entre las órbitas oculares, siendo esa la razón del apelativo “caimán de anteojos” con el cual también se le conoce.

mostrar-dientes-babo
Baba, Babo o Caimán de anteojos. Tienen un hocico corto y grueso

Por otro lado, el hocico del cocodrilo del Orinoco es largo y estrecho, mientras que el de la baba es más corto y grueso. Asimismo, las escamas dorsales del cocodrilo del Orinoco están profusamente carenadas y sobresalen a manera de espinas, mientras que en la baba se presentan más lisas.

Un dato interesante para poder identificarlos de noche es que el reflejo de los ojos del cocodrilo del Orinoco cuando se hace incidir una luz sobre ellos es azul-verdoso, mientras que en la baba es rojo-anaranjado.

Los crocodilios son animales ectodermos, es decir, necesitan del calor del sol para regular su temperatura corporal y mantener su metabolismo en niveles adecuados. Es por eso que frecuentemente vemos a estos animales fuera del agua, inmóviles, asoleándose. Son exclusivamente carnívoros, y su dieta varía de acuerdo a la edad y disponibilidad de recursos. Así, puede alimentarse de insectos y otros invertebrados al comienzo de su vida, peces y crustáceos en su etapa juvenil, y cualquier clase de vertebrado terrestre, lapas, chigüires, venados…, así como aves, tortugas y babas, durante su vida adulta.

Son animales muy longevos. Algunos ejemplares cautivos han superado los setenta años de edad, pero no se conoce con exactitud la edad máxima alcanzada por animales silvestres.

Para finalizar, debemos aclarar que en ningún momento hemos pretendido ahondar en las características físicas de esta especie por la sencilla razón de que no somos especialistas en el tema, y además porque no es esa la intención de este espacio. Únicamente hemos querido mostrar algunos aspectos básicos que le permitan a nuestros lectores y seguidores, poder identificar ambas especies en el campo.


Texto y fotos: Jesús Osilia


Cocodrilo del Orinoco

cocodrilo-del-orinoco

Compartir