Acrocinus longimanus | Escarabajo Arlequín

Compartir

Escarabajo Arlequín | Acrocinus longimanus 

Conociendo la Biodiversidad de Suramérica


Acrocinus longimanus
Su nombre deriva del elaborado patrón de tonos rojos, negros y blancos

Pese a su intimidante tamaño y feroz aspecto, este llamativo escarabajo de la familia Cerambycidae es completamente inofensivo.

El Escarabajo Arlequín –cuyo nombre científico es Acrocinus longimanus es llamado así en razón del elaborado patrón de tonos negros, pardos, rojos y amarillos que decora la parte externa de los élitros, es decir, la cubierta coriácea que protege a las alas; las cuales presentan ciertas variaciones de color a nivel local.

En Venezuela, por ejemplo, así como en Colombia y el norte del Brasil, los ejemplares presentan un colorido pardo verdoso que puede distinguirse en la foto de la derecha. En la parte sur de Brasil y en Argentina son más anaranjados; rojos en Surinam y la Guayana Francesa, y grises en Costa Rica y México.

Es un insecto totalmente inofensivo
Es un insecto totalmente inofensivo

Es un coleóptero de amplia distribución en el continente americano, desde el sur de México hasta el norte de Argentina. En Venezuela se le puede conseguir en casi todo el país, aunque en muchos lugares ya no es posible hallarlos con la misma frecuencia de antes.

También se le conoce como Arlequín de Cayena y Escarabajo Aserrador, en razón de que sus larvas se alimentan de la madera de los árboles en donde crecen y se desarrollan. Sin embargo, la característica más sobresaliente de este singular coleóptero es el largo de sus patas delanteras (de allí la denominación de longimanus en su nombre científico). Más largas en los machos que en las hembras, duplican con facilidad la longitud del propio cuerpo; al igual que las delgadas antenas.

Las antenas
Es un insecto de hábitos nocturnos, pero se mantiene activo a primeras horas del día

El Acrocinus longimanus es un insecto de hábitos nocturnos que incluso llega a mantenerse activo durante las primeras horas del día, cuando aún no se ha hecho sentir el calor. Es bastante común encontrarlo cerca de las casas, por cuanto es atraído por la luz artificial.

Los ejemplares adultos pueden medir entre cuatro y siete centímetros de longitud sin contar el largo de las patas, las cuales, como señalamos anteriormente, pueden duplicar con facilidad la longitud del cuerpo. El ejemplar que aquí mostramos tenía 6.5 centímetros de largo y fue avistado sobre la región montañosa que se ubica al sur de los Valles de Aragua (centro-norte de Venezuela), a una altura aproximada de 1.400 metros sobre el nivel del mar.

Visto de frente es bastante atemorizante, pero como dijimos es inofensivo
Visto de frente es bastante atemorizante, pero como dijimos es inofensivo

La distancia entre los extremos de sus antenas (abiertas en posición normal según se muestra en la foto de arriba, a la izquierda), era de 23 centímetros, mientras que las patas delanteras alcanzaban poco menos de 12 cm. cada una.

 

Es un insecto que experimenta una metamorfosis completa. Es decir, pasa del huevo al estado larvario, y más adelante inicia el estado de pupa hasta la emergencia del adulto. Su cuerpo es ligeramente aplanado dorso-ventralmente. La cabeza presenta un par de mandíbulas fuertes, afiladas y curvas. Los ojos son grandes.

Al parecer, su ciclo de vida es bastante variable, dependiendo del entorno en donde se desarrollen las larvas.

El Escarabajo Arlequín se relaciona de manera simbiótica con un grupo de invertebrados arácnidos muy parecidos a los escorpiones, Cordylochernes scorpiodes, un pseudoescorpión que al no tener cola carece también del peligroso acúleo o aguijón. Es muy frecuente observarlos en grandes cantidades debajo de los élitros del Arlequín, en donde se alimentan de los ácaros que parasitan a esta especie y encuentran refugio y transporte aéreo para su dispersión.

Como todo coleóptero, el Escarabajo Arlequín también vuela, aunque por cortas distancias; y a decir verdad, dado su tamaño, deben haber sido muchos los que han corrido espantados al verlo acercarse.

Las mayores amenazas que afectan a la especie es la pérdida progresiva del hábitat a causa de la deforestación. Por otro lado, dado su tamaño y llamativa apariencia, es un insecto muy perseguido por coleccionistas, entomólogos aficionados o estudiantes que se están iniciando en la carrera.

En el Libro Rojo de la Fauna de Venezuela, que edita la fundación Provita, se encuentra clasificada bajo un criterio de riesgo menor. Sin embargo, consideramos que es una especie poco estudiada y que cada día se hace más difícil observarla. El ejemplar que aquí mostramos, cabe señalar, fue dejado en el mismo lugar en donde lo encontramos luego de tomar las fotografías que ilustran la página.


Acrocinus longimanus > Texto y fotos: Jesús Osilia


Acrocinus longimanus | Escarabajo Arlequín
Compartir

4 thoughts on “Acrocinus longimanus | Escarabajo Arlequín

  • 25 marzo, 2017 en 1:11 pm
    Permalink

    Tengo una escarabajo Arlequín

  • 25 marzo, 2017 en 1:13 pm
    Permalink

    Lo conseguí en mi casa hoy q hago con el

  • 6 abril, 2017 en 12:27 pm
    Permalink

    Desde Ayer tengo uno q me consegui en la pared de mi y no se q hacer con el

  • 6 abril, 2017 en 12:31 pm
    Permalink

    Tengo uno que encontre anoche en la pared de mi casa y realmente es muy intimidante verlo, parece venenoso pero ya leyendo la información me doy cuenta que no es. No se q hacer con el, lo tengo en envase

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.