Turismofobia, cuando el turismo muere de éxito

Compartir

Turismofobia, cuando el turismo muere de éxito.


Estoy seguro que a muchos países latinoamericanos les encantaría recibir siquiera un tercio de los visitantes que cada año llegan a las grandes ciudades turísticas europeas… Y como están las cosas, los residentes de tales ciudades con gusto se los cederían.

La actividad turística ha experimentado una continua y extraordinaria expansión y diversificación a lo largo de los últimos años, convirtiéndose en uno de los sectores económicos de mayor crecimiento a nivel mundial a pesar de las eventuales conmociones sociales, políticas y económicas que todos conocemos. Pero la irrupción del turismo masivo ha generado problemas que afectan la vida cotidiana de los residentes de ciudades como Roma, Venecia, París, Ámsterdam, Madrid, Ibiza, Palma de Mallorca o Barcelona, por solo nombrar algunas.



En Barcelona, por ejemplo, a los residentes se les dificulta mucho caminar por las calles de ciertos sectores de la ciudad −como las adyacentes a la Basílica de la Sagrada Familia−. En la romántica Venecia, por otra parte, solo viven cincuenta y cinco mil personas (cantidad que disminuye anualmente y es la más baja de su historia contemporánea), pero el año pasado fue visitada por más de 30 millones (incluye visitas y pernoctaciones); es decir, cada día hay casi el doble de visitantes que residentes en la ciudad. En Roma se busca evitar que los 30.000 turistas que cada día se acercan para conocer la Fontana di Trevi se aglomeren y permanezcan a su alrededor, y ya se está hablando de implementar un recorrido que haga que el turista pase caminando frente a la maravillosa fuente sin detenerse ante ella.

Turismofobia
Turismofobia en Barcelona | Créditos: eldiario.es

En otros destinos más exóticos, como Palaos, una pequeña nación insular de Oceanía en donde el turismo es el motor que impulsa la economía –ya que representa alrededor del 85% de su producto interno bruto−, también quieren recibir menos visitantes. La razón es que el turismo masivo ha sobrepasado con creces la capacidad hotelera instalada, y los ecosistemas de algunos de sus principales destinos turísticos, como el famoso lago Jellyfish y las paradisíacas playas de Rock Island, se han visto severamente afectadas por la ingente cantidad de visitantes. | Leer más… |

En Tailandia, las islas de Koh Khai, famosas por sus hermosos y muy vistosos corales, están estrictamente prohibidas para los visitantes desde mayo de 2016. La razón es la misma que en Palaos. Y en Grecia se impusieron límites para desembarcar en la isla Santorini…

Todos estos lugares alguna vez fueron destinos emergentes que crecieron y se hicieron famosos gracias al turismo, pero la masificación de la actividad los puso en serio riesgo o generó problemas de convivencia con la población local.

En muchas ciudades europeas han ocurrido protestas en contra del turismo masivo o la falta de controles sobre esta actividad, aunque quizá el caso más emblemático de lo que se ha dado en llamar turismofobia ha tenido lugar en Barcelona; si bien la mayor parte de sus residentes dicen no estar en contra del turismo, sino de la masificación turística carente de control.

En 2016 Barcelona recibió alrededor de 30 millones de visitantes, cifra que incluye a viajeros que se alojaron en hoteles y pisos turísticos y excursionistas o visitantes que solo van a pasar el día.

Turismofobia
Turismofobia en Barcelona | Créditos: elmundo.com

Las causas del descontrolado aumento del turismo en algunas ciudades españolas obedecen, en parte, al boom de las aerolíneas de bajo costo y los cruceros. Pero el problema principal, según señala la Federación Española de Hostelería (FEHR), ha sido el auge de las plataformas de alquileres vacacionales que han duplicado la capacidad de alojamiento de las ciudades a través de un proceso de desplanificación urbanística que en pocos años rompió el equilibrio existente entre población local y visitantes; quienes ciertamente comparten recursos limitados dentro de un mismo espacio público.

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) ha sido enfática al señalar que el aumento descontrolado de las viviendas de uso turístico sin regular está asociado con el uso de plataformas que promueven una economía colaborativa, como es el caso de Airbnb –acrónimo de airbed and breakfast (colchón inflable y desayuno), un espacio digital para publicar, encontrar y reservar alojamiento en viviendas privadas−.

De acuerdo a un estudio de Exceltur –un clúster de empresas turísticas españolas-, en 2016 las plazas (o camas) en apartamentos vacacionales superaron por primera vez a las de los hoteles en las 22 principales ciudades turísticas de España: 362.493 plazas, una oferta que supera en 9,76% a la de los hoteles.

Tan solo en Barcelona hay 75 mil camas hoteleras y 50 mil en departamentos turísticos legales, pero hay 50 mil más que no están reguladas. Esto provocó una crisis habitacional sin precedentes que llevó al incremento de los alquileres residenciales y obligó a los residentes a dejar la ciudad para irse a vivir a la periferia, ya que se les hacía imposible costear la renta. Igual ocurre en Venecia y otras ciudades.



En efecto, el Ayuntamiento de Barcelona indicó que el costo del arrendamiento turístico en la ciudad es hasta cuatro veces más rentable que el que se genera con un alquiler convencional, y eso dirige el mercado hacia el visitante en perjuicio del residente. En tal sentido, implementó un plan especial para el control de alojamientos turísticos que limita la capacidad de camas en cada alojamiento y deja de expedir permisos para convertir departamentos residenciales en hospedajes para turistas.

Turismofobia
Chapas de la campaña #DestinoJerez

En contraposición a lo que ocurre en Barcelona y otros concurridos destinos turísticos españoles, el sector turístico-empresarial de Jerez de la Frontera –ciudad ubicada al sur de la península ibérica, entre Sevilla y el famoso puerto de Cádiz− ha lanzado una campaña de promoción y captación turística bajo el lema “Somos Turismo-Fanáticos”, la cual busca reforzar su imagen como ciudad receptiva y amable en la que el visitante es bienvenido.

Y no es que Jerez sea un destino turístico desconocido, en 2016 recibió un millón de visitantes; que si bien es poco comparado con los más de 30 millones que visitaron Barcelona el mismo año, es similar e incluso superior al de muchas islas del Caribe.

El Clúster Turístico Destino Jerez explica que la mencionada campaña surge “en respuesta a los ataques que está sufriendo el sector en otras zonas de España. El sector turístico quiere reforzar la imagen de Jerez como una ciudad receptiva y amable, en la que el visitante es bienvenido, frente a la turismofobia que se ha desatado en otros lugares”. Y en un vídeo destacan que Jerez no solo había recibido un millón de visitantes en 2016, sino que eran un millón de formas de comprender el mundo y un millón de emociones compartidas con sus visitantes. Y Jerez definitivamente tiene mucho que mostrar.

Por lo demás, se hace evidente la necesidad de diversificar el turismo, de impulsar el avance de destinos emergentes. Más aún cuando estamos en el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.


Turismofobia… Cuando el turismo muere de éxito.

por Jesús Osilia | Promotor turístico, bloguero de viajes y creador de contenidos.


Contenido relacionado:

La excelencia en atención y buen servicio al cliente
España recibe más de 75 millones de turistas en 2016
2017 Año Internacional del Turismo Sostenible
Influencia del bloguero de viajes en los mercados turísticos
Turista o viajero… ¿Hay alguna diferencia?
Blogueros de viajes y periodistas de turismo


Booking.com





Turismofobia… Cuando el turismo muere de éxito.
Compartir

Deja un comentario en: “Turismofobia, cuando el turismo muere de éxito

  • 20 agosto, 2017 en 9:45 am
    Permalink

    Que interesante y que importante el turismo responsable, no puede ser que nosotros mismos, que viajamos a conocer la cultura y la geografía, la destruyamos contaminando! Es difícil encontrar el equilibrio y por supuesto mucho más difícil controlarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *