El pato gigante de hule y otros patos viajeros y amarillos

Compartir

El pato gigante de hule y otros patos viajeros y amarillos | La aventura después del naufragio.



El pato gigante de hule y otros patos viajeros y amarillos.

/ por Jesús Osilia | Travel bloggers / Foto: Camila Figueroa.


Aprovechando que estuvo de visita en Chile, fui a conocer a Rubber Duck, el colosal pato gigante de hule amarillo creado por el artista holandés Florentijn Hofman.

Ya antes lo había visto en fotos, pero en persona es otra cosa. Es impresionante. Su presencia, sin embargo, me hizo recordar a otros patos amarillos no tan grandes como él.

Cierto día, a mediados de 1992 –en ese entonces trabajaba como voluntario en la Sociedad Conservacionista Audubon de Venezuela−, recibí la información de un contenedor lleno de figuras de plástico que había caído desde un barco al mar, en el norte del océano Pacífico, muy cerca de las islas Aleutianas.

—¡Genial! –dijeron algunos en la oficina−. Sigan llenando de plástico el océano.

Según lo que pude leer en la borrosa nota que nos enviaron por fax, un carguero que partió de Hong Kong rumbo a Estados Unidos se había quedado averiado y a la deriva en alta mar después de una fuerte tormenta. Y debido al violento balanceo al que estuvo expuesto, algunos de los contenedores que transportaba en cubierta se soltaron y cayeron al agua. Uno de ellos se abrió y vertió su contenido: cerca de 29 mil figuras plásticas en forma de ranas verdes, tortugas azules, castores rojos y, desde luego, patos amarillos…

En aquel momento no lo imaginé, pero el hecho daría lugar a una curiosa historia. Aquellas figuritas propias de una pequeña bañera infantil se vieron de pronto flotando en el inmenso océano…, y ya que estaban allí qué mejor que dedicarse a recorrer el mundo.

La increíble travesía de estos juguetes llevó a Donovan Hohn −un periodista estadounidense− a escribir un libro en 2011 sobre las aventuras de los patos amarillos y sus compañeros, el cual tituló: Moby Duck.

No he leído el libro, pero pienso que sus historias van de la mano o son similares a las de muchos blogueros de viajes que conozco, incluyéndome. Aquellas figuritas de plástico habían dejado atrás el contenedor para dedicarse a vivir una vida nómada y salir a conocer el mundo.

Pero estas figuritas no solo se dedicaron a viajar. Sus recorridos y los lugares en donde iban apareciendo a lo largo de la costa de muchos países, ayudaron a dos oceanógrafos estadounidenses, Curtis Ebbersmeyer y James Ingraham, a estudiar y entender el movimiento de las corrientes oceánicas y trazar un detallado mapa de las mismas.

De la grande y colorida flotilla de figuras plásticas se sabe que se dividió en dos armadas. Una parte flotó al sur, hacia las costas de Australia, Indonesia y Chile. La otra se dirigió más al norte, cruzando el estrecho de Bering, entre Alaska y Siberia. Algunos patos amarillos y ranas verdes aparecieron en Hawaii, un castor rojo fue encontrado en Alaska, a más de dos mil kilómetros del punto en el que cayeron al agua. Otros se encontraron en una playa de Escocia… ¡Al otro lado del mundo, en el océano Atlántico!

Son muchas las historias que cada una de estas figuras podrían contarnos. Y estoy seguro que al final de ellas y para envidia de los concurrentes, añadirían algo así como: Y así son mis viajes.

La historia de Rubber Duck, el inmenso pato amarillo inflable que vino de visita a Chile, es distinta. Fue creado con el objetivo de viajar, de llevar un mensaje de buena voluntad por el mundo, y también para sacarnos de nuestras rutinas al ser testigos de la descontextualización de la realidad que nos envuelve mediante la inusual representación de objetos de uso cotidiano y mascotas familiares en tamaños colosales.

Desde 2009, Rubber Duck ha sido llevado en gira por Australia, Nueva Zelanda, China, Taiwán, Japón, Holanda, Francia, Bélgica, Estados Unidos, Brasil… En Chile estuvo en la laguna del Parque Quinta Normal, en pleno centro de la ciudad de Santiago, y luego fue llevado al puerto de Valparaíso.

La presentación de Rubber Duck en Chile fue parte de la quinta edición del festival de arte urbano Hecho en Casa Entel., en donde además de Florentijn Hofman (Holanda) también se presentaron proyectos de The Glue Society (Australia), Sand in your eyes (Inglaterra), Valeria Merino (Chile) y Luis Núñez San Martín (Chile). Del festival hablaré en otro post.

Ah., casi lo olvidaba. De las tortugas azules solo se sabe que andaban viajando lento.


El pato gigante de hule y otros viajeros patos amarillos

por Jesús Osilia | Bloguero de Viajes y Creador de Contenidos  | Foto: Camila Figueroa.



Booking.com

GetYourGuide

El pato gigante de hule y otros patos amarillos.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *